6 trucos para evitar accidentes bajo la lluvia

Es el fenómeno climatológico que más siniestros provoca. Los datos no mienten: la lluvia es el fenómeno climatológico que más accidentes de coche provoca. Te contamos una serie de trucos para evitar tener más de un disgusto.

Lluvia

1.- Reduce la velocidad

Es de lógica. Con el pavimento mojado, el agarre de tus neumáticos es menor, el límite de adherencia en las curvas es mucho más bajo y la distancia de frenado aumenta notablemente. Levantar un poco el pie del acelerador es una medida que te dará un extra de seguridad.

2.- Evita movimientos violentos o frenazos bruscos

Los frenazos, las aceleraciones o los movimientos bruscos de volante pueden provocar la pérdida de control sobre el vehículo. Si se realizan las maniobras de forma progresiva, el resto de conductores tendrán más tiempo para reaccionar. Recuerda que una conducción suave es más segura y eficiente en condiciones normales y mucho más cuando llueve.

3.- No pises la pintura blanca

Las marcas de los pasos de cebra o que delimitan los carriles nos ofrecen menor agarre y, por tanto, distancias de frenado superiores. Si eres usuario de moto, multiplica tu atención.

4.- Hazte ver

Con lluvia, enciende las luces de cruce y, si la visibilidad se ha reducido de manera notable, también las luces antiniebla traseras. El uso del intermitente con antelación se hace imprescindible para ser mejor vistos. Al mismo tiempo, frena con tiempo para que el vehículo que circula por detrás te vea claramente.

5.- Di no al aquaplaning

Ojo a los charcos y balsas de agua, pueden provocar aquaplaning, algo que hace que los neumáticos sean incapaces de evacuar el agua que hay en la calzada y provoca que el coche resbale por una fina capa de agua situada entre los neumáticos y la carretera. ¿Qué hay que hacer para evitar el citado aquaplaning? Antes de llegar al charco o balsa de a agua, reduce la velocidad –¡sin frenar!-, levanta suavemente el pie del acelerador y sujeta con fuerza el volante. También es vital que no intentes cambiar la trayectoria de tu vehículo en pleno charco y, si es posible, sigue la huella que haya dejado el coche que te precede. Aparte de tu comportamiento tras el volante, es muy importante que tu coche esté preparado para la lluvia. Sigue leyendo y te desvelaremos qué elementos has de vigilar con especial atención.

6.- No olvides

Lo primero y fundamental es tener el coche en buen estado de mantenimiento: frenos, neumáticos (dibujo y presión), suspensiones, luces, etc. Pero hay puntos del vehículo que podemos pasar por alto y son importantes, como las escobillas del limpiaparabrisas, la ventilación y la limpieza del parabrisas.

Fuente: El plural.com