aceite de motor

GUÍA para saber cómo cambiar el aceite de motor

14 marzo 2021

Una de las operaciones de mantenimiento de un vehículo es el cambio del aceite de motor, una tarea que la mayoría de los conductores encomienda a un taller, pero que, en realidad, es muy fácil de hacer por uno mismo. El cambio de aceite conlleva normalmente el cambio del filtro de aceite. Y antes de todo esto, hay que realizar una comprobación del nivel de aceite.

Tanto el cambio del aceite de motor y filtro como comprobar el nivel de aceite, son dos acciones muy rutinarias y que todo conductor debe tener en cuenta para prolongar la vida útil de su coche. Sigue leyendo para saber cómo hacerlo y, además, conocer los distintos tipos de aceite de motor que hay en el mercado.

El aceite de motor y el filtro

El aceite de motor es un elemento vital para el funcionamiento del vehículo. Este componente se encarga de lubricar las distintas piezas móviles del motor, creando una capa de protección que reduce el desgaste provocado por la fricción entre las piezas. Además, las mantiene limpias y regula la temperatura que se alcanza en el interior del motor.

Esto se consigue gracias a una serie de propiedades que tiene el aceite y que, con el paso del tiempo o con el uso, se van reduciendo. Por eso es necesario sustituir el aceite periódicamente, para que pueda seguir cumpliendo con su función y la vida del motor sea más larga.

Por su parte, el filtro del aceite de motor se encarga de retener toda la suciedad y partículas metálicas que van soltando las piezas del motor y se van mezclando con el aceite a lo largo del circuito. El filtro libera al aceite de esas partículas cuando reinicia su recorrido para volver a lubricar los componentes.

Cómo comprobar el nivel de aceite de motor

Como mencionábamos al principio, controlar el nivel de aceite es una de las operaciones de mantenimiento más rutinarias que todo propietario de un vehículo debe hacer siempre. Pero no todo el mundo sabe cómo se hace correctamente. Por ello, te vamos a explicar cómo se debe comprobar el nivel de aceite de motor.

Se trata de una operación muy sencilla, que apenas te quitará dos o tres minutos de tiempo y hay que hacer cada cierto tiempo, pero, especialmente, cuando el coche ha estado parado mucho o antes de hacer un viaje.

Para ello, debes aparcar el coche en una zona que esté completamente llana para que la medida sea correcta. Es importante que el motor esté frío, no se debe comprobar el nivel de aceite con el motor caliente, aunque hay algunos fabricantes que sí lo recomiendan.

A continuación, abre el capó y localiza la varilla de medición del aceite, que tiene un tirador de color amarillo. Extráela, limpia el aceite con un paño y vuelve a introducirla hasta el final. Ahora, vuelve a sacarla y verás que el aceite ha marcado una línea. Esta marca del aceite debe encontrarse entre el máximo y el mínimo que marca la varilla.

Como se cambia el aceite de motor

Cambiar el aceite de motor es más fácil de lo que crees. Para ello, necesitas guantes, una garrafa de aceite, un filtro de aceite, un embudo, una llave inglesa, una llave para quitar el tapón de vaciado del aceite y un gato hidráulico o elevador para levantar el vehículo. Es necesario revisar la cantidad de aceite necesaria en el manual del vehículo, así como su norma y viscosidad. Te explicamos cómo hacerlo en varios pasos:

Temperatura del motor

Antes hemos dicho que el motor debe estar frío para comprobar el nivel de aceite. Pues bien, para cambiar el aceite, es necesario que tenga una temperatura templada. ¿Por qué? Muy sencillo: el aceite frío se vacía peor y, si está demasiado caliente, puedes quemarte. Arranca el motor unos cinco minutos para que coja algo de temperatura.

Eleva el coche

Debes elevar el coche para cambiar el aceite de motor. Lo más seguro es utilizar un elevador. En su defecto, puedes levantar el frontal con un gato hidráulico. En este caso, es importante echar el freno de mano, dejar la primera marcha metida y colocar unas cuñas de freno en las ruedas traseras.

Tapón de vaciado

Ahora ya puedes ponerte manos a la obra. Localiza el tornillo o tapón de vaciado del aceite de motor. Si no lo encuentras, puedes consultar el manual del coche. Luego, coloca un recogedor justo debajo. Con la llave inglesa, afloja el tapón hasta que puedas quitarlo con la mano y deja que caiga todo el aceite del cárter.

Cambia el filtro

Ahora debes cambiar el filtro. Levanta el capó y localiza el filtro para sustituirlo por el nuevo. Lubrica el sello de goma con un poco de aceite para protegerlo. Debemos asegurarnos de que hemos quitado la junta del filtro viejo.

Introduce el aceite nuevo

En primer  lugar, cierra el tapón de vaciado de aceite. En caso necesario, sustituir la junta. Esta es la parte más difícil del proceso. Con la ayuda del embudo, vierte el aceite en el depósito que se encuentra en la parte superior del motor. No hay que echarlo de golpe, sino poco a poco y comprobando el nivel de aceite.

Ahora solo tienes que asegurarte de que has cerrado todos los tapones que has abierto y de que nada gotea debajo. No olvides llevar el aceite usado a un taller para que lo reciclen, ya que es un producto muy tóxico.

Tipos de aceite

Existen varios tipos de aceite, según el tipo de motor. Una de las características más importante de un aceite es el grado de viscosidad, que es lo que determina la capacidad que tiene para mantener la estabilidad, en función de la temperatura. Hay aceites monogrado, con un grado de viscosidad uniforme, y multigrado, con un grado de viscosidad que varía en función de la temperatura y protege mejor el motor.

Por otra parte, según su fabricación, los aceites pueden ser minerales, sintéticos o semisintéticos. Los primeros son los más básicos a nivel de prestaciones y se obtienen directamente de la destilación del petróleo. Suele usarse en motores con mucho desgaste y en la actualidad está prácticamente en deshuso.

Los aceites sintéticos son creados en laboratorios, tienen más propiedades, son menos volátiles y aguantan mejor las temperaturas extremas. Por último, los más utilizados son los semisintéticos, que ofrecen buenas prestaciones en un uso normal. En todo caso debemos buscar en el manual del vehículo la norma y viscosidad que preconiza el constructor, para asegurar una perfecta adaptación. Un aceite incorrecto puede acarrear problemas en el motor o en los sistemas anticontaminación.

 Ahora ya sabes cómo cambiar el aceite del motor de tu coche, pero si todavía tienes alguna duda puedes coger cita en uno de nuestros talleres mecánicos. ¡Estaremos encantados de ayudarte!