autobus-electrico

Los autobuses eléctricos se incorporan a la flota de vehículos urbanos

04 marzo 2021

Aunque a una velocidad inferior a otros países europeos, España está dando pasos importantes hacia la electrificación del transporte público, una cuestión vital para reducir los niveles de contaminación en las grandes ciudades y conseguir un transporte más sostenible y respetuoso con el medio ambiente en los próximos años.

Muchas ciudades españolas están incorporando autobuses eléctricos en la flota de vehículos urbanos, sobre todo, Madrid y Barcelona, las capitales más importantes, aunque no solo, como veremos más adelante.

100 autobuses eléctricos para Madrid en 2021

A lo largo de 2021, Madrid contará con 100 nuevos autobuses eléctricos y seis minibuses eléctricos, lo que permitirá incrementar la flota de autobuses cero emisiones hasta 179 vehículos. Esto supondrá que el parque de la Empresa Municipal de Transportes alcance el 8 por ciento de electrificación a final de año.

Además, la empresa madrileña de transportes va a comprar 520 vehículos de gas natural comprimido que se irán incorporando a la flota en varias tandas, hasta 2023. La primera de las tandas llegará este mismo año, con un presupuesto de 161,2 millones de euros, en la que también están incluidos los 100 autobuses eléctricos antes mencionados.

Esta iniciativa se enmarca en la política de medio ambiente y movilidad que está realizando el Ayuntamiento de Madrid, con la intención de que toda la flota de autobuses esté compuesta por modelos eléctricos, de gas natural e híbridos a partir de enero de 2023 y no prestar más servicio con vehículos diésel.

De esta manera, se pretende adelantar en dos lo firmado en el plan de calidad del aire, que establecía 2025 como año límite para que todos los autobuses de la EMT tuvieran un sistema de propulsión sostenible o cero emisiones.

Además de la compra de nuevos autobuses cero emisiones, el Ayuntamiento va a realizar un plan de electrificación de la capital con la instalación de numerosos puntos de recarga. En total, serán siete puntos de recarga ultrarrápida en lugares estratégicos, 53 equipos de acceso público de recarga rápida, 70 equipos de recarga Save de tipo Wall Box para vehículos eléctricos municipales y 35 puntos para recarga intermedia en vía pública. Todo ello, con una inversión de 2 millones de euros.

Barcelona: más de 400 autobuses “limpios” hasta 2024

El pasado mes de enero, Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) anunció un proyecto de renovación de su flota de autobuses, para construir una flota limpia y sostenible con el ambicioso objetivo de conseguir que la mitad de los autobuses de Barcelona sean eléctricos en 2030.

El plan de TMB contempla la incorporación de 410 vehículos con distintos tipos de propulsión sostenible, entre autobuses eléctricos, de hidrógeno e híbridos de gas, entre 2021 y 2024. Una apuesta que demuestra el compromiso de la empresa de transportes de Barcelona con el medio ambiente y la ciudadanía para hacer de las ciudades espacios más habitables.

Como afirmó el consejero delegado de TMB, Gerardo Lertxundi, en concreto está previsto la incorporación de 210 autobuses eléctricos en Barcelona, 154 híbridos y 46 de hidrógeno, así como electrificar la segunda de las tres cocheras (ya hay una electrificada) y desarrollar cargadores en la calle para las líneas H16, H12 y V15.

En este sentido, Transports Metropolitans de Barcelona aseguró que se están licitando los cargadores de la línea H12, que contará con 21 vehículos articulados, y de la línea V15, que tendrá 16 vehículos articulados. Y se espera que la línea H16 sea la primera en estar totalmente electrificada este mismo año, con 22 vehículos.

La intención es que el cien por cien de los vehículos nuevos que se incorporen a la red de transporte público sean limpios y el 62 por ciento de emisiones cero. Un objetivo muy por encima de las directrices europeas, que establecen cuotas del 45 y 22,5 por ciento, respectivamente.

El primer autobús de hidrógeno de España

Otro hito importante es la llegada a Madrid del primer autobús de hidrógeno que prestará un servicio público en España. Fue presentado el pasado mes de febrero y tiene una autonomía de 400 kilómetros y un tiempo de recarga como en un bus convencional.

Recordemos que un vehículo de hidrógeno es, en sí, eléctrico, pero funciona con una pila de combustible alimentada por hidrógeno y emite cero emisiones. Precisamente, la ausencia de emisiones de CO2 es una de las principales ventajas del hidrógeno. Únicamente emite vapor de agua y, al ser eléctrico, es completamente silencioso, lo que se traduce en un mayor confort para los viajeros.

Otra ventaja del autobús de hidrógeno de Madrid es que carece de las limitaciones propias de los vehículos eléctricos, ya que declara una autonomía de 400 kilómetros y un tiempo de recarga mucho menor.

El bus de hidrógeno, denominado Caetano H2, mide 12 metros de longitud y es de tipología urbana. Dispone de un piso bajo integral, completamente accesible a todas las personas, y tres puertas de acceso dobles. Tiene capacidad para 62 personas, de las cuales, 35 sentadas, 26 de pie y un espacio para una persona con movilidad reducida.

De momento, el autobús eléctrico de pila de combustible, operado por ALSA, está en periodo de pruebas con la intención de incorporarlo en un futuro a las líneas del Consorcio y es la primera prueba de un proyecto que va a iniciar la empresa a partir del último trimestre de este año, para transformar la movilidad en autobús en vehículos de hidrógeno en la zona del Corredor de Henares.

Málaga: el primer autobús eléctrico y autónomo

Málaga puede presumir de ser la primera ciudad de toda Europa en tener un autobús eléctrico y autónomo. Se trata de una importante iniciativa en I+D, denominada AutoMost y realizada por la empresa Avanza, con el objetivo de avanzar en la automatización del transporte colectivo.

El autobús sin conductor ya presta servicio desde finales de febrero, con un trayecto que une el puerto con el centro de la ciudad durante un mes de pruebas, y es capaz de mantener una interacción real con la ciudad, otros vehículos, peatones, ciclistas e infraestructuras como semáforos o señales.

Un auténtico autobús conectado preparado para circular sin intervención humana, aunque, por seguridad, en todo momento hay un conductor que supervisa las operaciones, ya que en algunos tramos circula de manera autónoma y, en otros, manual.

Cómo ves el autobús eléctrico ya es una realidad que forma parte de la movilidad eléctrica urbana sostenible. Si quieres conocer más noticias acerca de las últimas novedades en el mundo de la movilidad sostenible no puedes perder de vista nuestro blog.