como cambiar la batería en una scooter electrico

Cómo cambiar la batería de una scooter eléctrica

26 julio 2021

Una de las ventajas de las scooters eléctricas, con respecto a las convencionales con motor de gasolina, al margen de las cero emisiones, es el mantenimiento mucho más económico y sencillo. Al no contar con un motor térmico, nos ahorramos cualquier tipo de mantenimiento relacionado con él, como cambios de aceites, de bujías ni cambiar la cadena.

En cambio, el elemento clave en una moto eléctrica es la batería. En este artículo, te explicamos todo sobre cómo cuidar de la batería de una scooter eléctrica y de su mantenimiento.

Revisiones de una scooter eléctrica

Un motor térmico está compuesto por cientos de piezas que se van desgastando con el tiempo y requieren un poco de atención y sustituirlas cuando llegue el momento adecuado. Además de otros elementos como el aceite y líquidos que permiten que el motor funcione perfectamente.

Sin embargo, las motos eléctricas, al carecer de un motor complejo como el de combustión, no necesitan cambios de aceite, correas u otros elementos de desgaste. Por tanto, el mantenimiento queda limitado a la limpieza, el cuidado de los frenos, la revisión de las suspensiones y la sustitución de los neumáticos. Operaciones, todas ellas, sencillas y básicas que, además, no suponen un desembolso económico importante. Por lo que, puede decirse, que el mantenimiento de una scooter eléctrica es bastante económico, casi como el de una bicicleta.

En el caso de los neumáticos, no hay diferencia con una moto tradicional, ya que el desgaste es el mismo. Normalmente, los neumáticos tienen una vida aproximada que oscila entre los 10.000 y los 12.000 kilómetros, circulando preferentemente por la ciudad. A partir de ese kilometraje, sería recomendable reemplazar las cubiertas. Igualmente, cada 15 días es recomendable comprobar la presión y el dibujo de la banda de rodadura, que nunca debe ser inferior a 1,6 milímetros.

Además de los neumáticos, otras partes como los frenos y las suspensiones sufren un desgaste como en una moto de motor térmico y, por tanto, requieren de una revisión. Las pastillas de freno, por ejemplo, deben ser revisadas cada 2.000 kilómetros. En general, una revisión anual será suficiente para que el scooter esté en buen estado.

Batería de una scooter eléctrica

El elemento principal en una scooter eléctrica es la batería y es el que merece un especial cuidado para prolongar su vida útil. Lógicamente, cargar la batería es la acción más básica y la que hay que cuidar más, ya que su funcionamiento dependerá de ello. Lo mejor es hacer una carga completa de la batería siempre. Eso te permitirá tener una mayor autonomía y no tener imprevistos en el momento menos oportuno. La autonomía variará en función del modelo de scooter eléctrica.

La recarga de una batería de scooter eléctrica es más sencilla y cómoda que en el caso de los coches eléctricos. Basta con conectarla a cualquier enchufe. Incluso, existen algunos modelos en el mercado que permiten extraer la batería fácilmente para llevártela a cualquier sitio y cargarla de manera más cómoda, como tu casa o lugar de trabajo. Un aspecto importante a la hora de cargar la batería es Esperar unos 20 minutos, tras haber realizado la carga antes de su utilización, Estabilizará la  temperatura de las celdas y alargaremos su vida útil. una vez alcance el cien por cien, ya que la sobrecarga merma su rendimiento.

En cuanto a la vida útil de la batería, dependerá del tipo de batería y de la moto. Normalmente, suelen tener una vida entre 1.000 y 2.500 ciclos de carga y descarga, lo que se traduce en una vida útil media de unos cuatro años si se carga diariamente. A partir de ese momento, cambiar la batería de una scooter eléctrica puede tener un coste medio entre 700 y 900 euros, según el modelo.

¿Una scooter eléctrica debe pasar la ITV?

Igual que ocurre con cualquier vehículo motorizado, los eléctricos también están obligados a parar la Inspección Técnica del Vehículo para poder circular, incluidas las scooters. La parte positiva es que, al carecer de motor térmico y, por tanto, de ruidos y gases, no tienen que someterse a esas pruebas y el coste es más económico. Esta es, de hecho, otra de las ventajas relacionadas con el mantenimiento de una scooter eléctrica.

Durante los primeros cuatro años después de haber comprado la scooter, estarás exento de pasar la ITV, tres en el caso de los ciclomotores. Después de la primera revisión, tendrás que acudir cada dos años. Es posible que en el futuro se realicen pruebas a las baterías, pero, por el momento, no hay ninguna verificación de este componente.

Limpieza de una scooter eléctrica

Finalmente, la limpieza es el último de los aspectos que debes tener en cuenta en el mantenimiento de una scooter eléctrica. Esta tarea tampoco difiere de la que podrías hacer en una moto convencional, ya que las necesidades son las mismas: limpiar con cierta regularidad las diferentes superficies exteriores con los productos adecuados.

Ahorro significativo

A modo de conclusión final, podemos decir que el mantenimiento de una scooter eléctrica es claramente más barato que el de una scooter con motor térmico, incluso supone un ahorro en tiempo. Dependiendo del uso que hagas de ella, puede compensar el sobrecoste que, por otra parte, tienen con respecto a un modelo tradicional. Lo importante es que, desde un punto de vista sostenible, las scooters eléctricas salen muy favorecidas, al no emitir gases contaminantes, y contribuyen a una movilidad urbana más limpia y respetuosa con la salud, tanto de las personas como del medio ambiente.

Ahora ya sabes cómo cuidar y mantener la batería de tu scooter eléctrica correctamente. Recuerda que si necesitas cualquier servicio técnico puedes coger cita en uno de nuestros talleres.