coche-etiqueta-cero

¿Qué es la etiqueta CERO de los coches?

22 mayo 2020

Hace algunos años, la Dirección General de Tráfico creó unas etiquetas medioambientales para clasificar los coches según sus niveles de emisiones nocivas. En concreto, la DGT estableció cuatro categorías identificadas mediante unas pegatinas que se colocan en un extremo del parabrisas del vehículo. Esta medida, enmarcada en Plan nacional de calidad del aire y protección de la atmósfera, denominó a esas cuatro categorías como la etiqueta B, etiqueta C, etiqueta ECO y etiqueta CERO.

La función de estas pegatinas medioambientales es, además de clasificar a los coches en función de sus niveles de contaminación, controlar y restringir la circulación, así como el estacionamiento en las ciudades. Es decir, tal y como recoge el BOE, las pegatinas de la DGT sirven como instrumento para políticas restrictivas de tráfico, por parte de los ayuntamientos, en episodios de alta contaminación, y también de promoción de nuevas tecnologías a través de beneficios fiscales o relativos a la movilidad y el medioambiente.

Los distintivos ambientales de la DGT

La DGT estableció cuatro categorías: B, C, ECO y CERO. La etiqueta B es de color amarillo y es el nivel más bajo de eficiencia y va dirigida a los turismos y furgonetas ligeras de gasolina que cumplan con la normativa Euro 3, matriculadas desde enero de 2000, y diésel Euro 4 y Euro 5, a partir de 2006. Esta pegatina también está dirigida para los vehículos de más de ocho plazas y vehículos pesados matriculados a partir de 2005, tanto de gasolina como diésel.

Etiqueta C

Es verde y hace referencia a turismos y furgonetas ligeras de gasolina que cumplen con la normativa Euro 4, Euro 5 y Euro 6, matriculados a partir de 2006, y diésel Euro 6, matriculados a partir de 2014. Como en la etiqueta B, también incluyen esta pegatina los vehículos de ocho plazas y transporte de mercancías, tanto diésel como de gasolina, matriculados a partir de 2014.

Etiqueta ECO

Es de color verde y azul y va dirigida a los coches híbridos enchufables con una autonomía inferior a 40 km, coches híbridos no enchufables (HEV), los vehículos alimentados por gas natural comprimido (GNC) y gas licuado del petróleo (GLP). Además, todos estos vehículos deberán cumplir con los requisitos establecidos para los de la etiqueta C.

Etiqueta CERO

Por último, la que nos concierne en este artículo, la etiqueta CERO es de color azul y va dirigida a los coches eléctricos de batería, los eléctricos con batería extendida, los vehículos híbridos enchufables, cuya autonomía mínima sea superior a 40 km y los coches eléctricos alimentados por pila de combustible. Estos coches con etiqueta cero emisiones son los que se benefician de unas mayores ventajas, como poder circular en carril Bus VAO, aparcar gratis en zona azul, circular en zonas restringidas al tráfico o ventajas fiscales.

Los coches de gasolina matriculados antes del 2000 y los diésel anteriores a 2006 quedan fuera de cualquier categoría y pueden sufrir prohibiciones en determinados casos. De momento, no es obligatorio lucir las pegatinas de la DGT, salvo en Madrid y en Barcelona. En la capital catalana, por ejemplo, los coches sin el distintivo medioambiental no pueden circular en la denominas Zona de Bajas Emisiones.

En Madrid, con la entrada en vigor del plan Madrid 360, es obligatorio el uso de las pegatinas medioambientales para acceder al centro de la capital. Las restricciones afectan a los vehículos más contaminantes, pero no a los coches con etiqueta cero, pueden circular libremente y aparcar en zonas SER sin límite de tiempo, incluso en el Escenario 5, el de mayor contaminación. Por otro lado, un coche etiqueta cero pueden acceder a las llamadas Áreas de Prioridad Residencial, gozan de descuentos en algunas autopistas de peaje o, incluso, pueden circular gratis, y cuentan con importantes subvenciones para su compra.

Coches con etiqueta CERO

La oferta de coches con etiqueta cero es claramente inferior a la de vehículos convencionales de combustión. Sin embargo, poco a poco se va incrementando y, actualmente, hay en el mercado español más de 30 vehículos cero emisiones. A continuación, te enumeramos algunos de ellos:

  • Audi A3 e-Tron y Audi Q7 e-Tron, con motores híbridos enchufables.
  • BMW i3, eléctrico; BMW 225xe, híbrido enchufable; BMW 330e, híbrido enchufable; BMW 530e iPerformance, híbrido enchufable; BMW 740e, híbrido enchufable.
  • Citroën Berlingo eléctrico; Citroën C-Zero, eléctrico; Citroën E-Mehari, eléctrico.
  • Hyundai IONIQ híbrido enchufable y Hyundai IONIQ elécrico; Hyundai Kona eléctrico.
  • Kia Niro PHEV, híbrido enchufable; Kia Optima PHEV, híbrido enchufable; Kia Soul EV, eléctrico.
  • MINI Cooper SE Countryman, híbrido enchufable
  • Mitsubishi Outlander PHEV, híbrido enchufable.
  • Nissan Leaf, eléctrico; Nissan e-NV 200, eléctrico.
  • Opel Corsa e, eléctrico.
  • Peugeot ION, eléctrico; Peugeot Partner, eléctrico; Peugeot 208e, eléctrico.
  • Renault ZOE, eléctrico.
  • Smart Fortwo y Smart Forfour, eléctrico.
  • Volkswagen e-Up!, eléctrico; Volkswagen Passat GTE, eléctrico; Volkswagen e-Golf, eléctrico, y Volkswagen GTE, eléctrico.
  • Volvo XC90 T8, híbrido enchufable.

Cómo saber la etiqueta medioambiental de mi coche

Hace años, la DGT envió por correo a muchos conductores las pegatinas medioambientales. Si tú no la tienes todavía y no sabes cuál es la que le corresponde a tu vehículo, es muy fácil saberlo. Solamente tienes que acceder a la web de la Dirección General de Tráfico, en la sección Seguridad Vial y Distintivo Ambiental. Ahí aparecerá un campo para introducir la matrícula de tu coche. Luego debes pulsar el botón Comprobar y te aparecerá la pegatina que te corresponde. Si pulsas sobre el distintivo, encontrarás toda la información relativa a éste, qué tipo de vehículos están incluidos en esa categoría y una explicación sobre cada uno de los elementos que aparecen en la pegatina.

Cómo solicitar la etiqueta de la DGT

Si eres de los que no han recibido el distintivo ambiental de la DGT, puedes acudir a cualquier oficina de Correos para solicitarla, presentando el DNI y el permiso de circulación en vigor para verificar la categoría a la que pertenece tu coche. El precio es de 5 euros, IVA incluido. También se puede pedir en las jefaturas de Tráfico de cada provincia, al precio de 10 euros, y cualquier taller que pertenezca a la Confederación Española de Talleres (CETRAA).