como-influye-sueño-conducir

Cómo afecta el sueño en la conducción: prevenciones y soluciones

27 mayo 2020

Dormir bien y el tiempo necesario es fundamental para que el cuerpo funcione correctamente durante el día. Ya sea en el trabajo, realizando actividades deportivas, en las relaciones sociales o con la familia. Si, además, se trata de conducir, entonces es una necesidad vital. Sueño y conducción no son de ninguna manera compatibles. De hecho, el sueño es uno de los mayores enemigos de la conducción. Como reconoce la DGT, existen otros factores de riesgo que te permiten un mínimo control del vehículo pero, si te quedas dormido al volante, tu capacidad de reacción será nula. 

Muchos accidentes de conductores que se quedaron dormidos suelen ser mortales, aunque, no en todos, el conductor se queda completamente dormido. El sueño es un factor riesgo que implica entre un 15 y un 30 por ciento de los accidentes de tráfico en España. La mayoría de estos accidentes se producen por la noche, cuando la somnolencia es mayor, pero también se registran muchos durante el día. El sueño puede influir de varias maneras en la conducción y te lo vamos a explicar a continuación.

La importancia de dormir bien

Como te decíamos al principio, dormir bien es fundamental para poder desarrollar el conjunto de tareas y actividades que hacemos cada día. El sueño tiene unas funciones muy importantes en el cuerpo. Mientras estamos dormidos, el organismo se recupera del desgaste del día anterior y se regeneran los tejidos y la mente. Por eso, cuando tenemos una mala noche y no dormimos bien, al día siguiente nos sentimos mal, porque nuestro organismo sufre desajustes. Por ejemplo, perdemos poder de concentración y capacidad de reacción, dos ingredientes trascendentales para conducir.

Como afirma la DGT, la somnolencia es la probabilidad de quedarte dormido en un momento concreto. Para tu seguridad al volante, es importante conocer algunas cuestiones generales sobre la somnolencia y cómo tratar de mitigar su influencia.

Los principales factores que determinan la somnolencia son:

  1. El momento del día
  2. La estimulación ambiental
  3. Las diferencias individuales de los conductores
  4. Las horas de vigilia continuada.

En relación con el primer punto, el momento del día, las horas más críticas son entre las 3 y 5 de la madrugada y entre las 14 y las 16 de la tarde. Así que es recomendable evitar conducir en esas horas o al menos extremar las precauciones.

Con respecto a la estimulación ambiental en el nivel de actividad del conductor, se refiere a realizar alguna actividad mientras conduces, como escuchar la radio, música o conversar con el acompañante. Cualquier acción que te mantenga despierto.

Las diferencias individuales de los conductores hacen referencia a que cada persona tiene su punto de mayor rendimiento en momentos diferentes del día. Unas por la mañana, otra por la tarde y otras, incluso, por la noche. Se trata de que te conozcas a ti mismo para averiguar en qué momento del día puedes prestar mayor atención a la conducción.

Por último, las horas de vigilia continuada. Tan sencillo como que, cuanto más tiempo lleves despierto, más fácil será que aparezca el sueño. Si no has podido dormir bien durante la noche y no has descansado lo suficiente, la conducción puede ser peligrosa.

Cómo influye el suelo en la conducción

A continuación, vamos a exponer las alteraciones más frecuentes que puede producir la somnolencia:

  1. El aumento en el tiempo de reacción ante los estímulos del tráfico. Cuando tienes sueño, tardas más en reaccionar ante algún imprevisto, como un frenazo del coche que circula delante.
  2. Falta de concentración y mayor distracción. Es evidente que conducir con sueño disminuye la concentración en el tráfico y eso provoca mayores distracciones que pueden terminar, por ejemplo, con una salida de la vía.
  3. Mayor lentitud en la toma de decisiones. Está relacionado con el aumento en el tiempo de reacción. La somnolencia hace que tardes más en reaccionar ante un imprevisto. El cerebro procesa la información de forma más lenta y eso se traduce también en la toma de decisiones erróneas.
  4. Alteraciones en los movimientos. El sueño produce relajación de los músculos del cuerpo y eso hace que los movimientos sean más lentos y menos precisos.
  5. Movimientos automatizados. Bajo los efectos del sueño, puedes realizar una maniobra basada en el hábito y no en la necesidad del momento.
  6. Alteración de las funciones sensoriales.. El sueño afecta especialmente a la visión, que se reduce notablemente, apareciendo la fatiga ocular.
  7. Alteraciones en la percepción. Relacionada con la anterior, el sueño afecta mucho a la visión y eso hace que no percibas bien las señales y luces, pero también influye en la capacidad auditiva, impidiendo que escuchemos algunos sonidos que pueden advertirnos de algún problema.
  8. Microsueños. Son pequeños instantes de varios segundos en los que te quedas dormido. Por ejemplo, la típica “cabezada”. En esos segundos, permaneces ajeno a lo que pasa en la carretera y son especialmente graves porque suelen pasar completamente inadvertidos y provoca un gran número de accidentes graves.
  9. Cambios en el comportamiento. El sueño puede provocar también que adoptes un comportamiento más agresivo, que estés más nervioso o, incluso, que arriesgues más al volante, lo cual puede tener consecuencias muy negativas.

Recomendaciones para evitar el sueño

Para que el sueño y la conducción no se mezclen, lo primero es descansar correctamente, es decir, dormir bien y durante el tiempo mínimo que recomiendan los expertos, entre seis y ocho horas para que tu organismo se regenere. Si vas a hacer un viaje largo, te recomendamos hacer una parada cada dos horas y descansar durante 20 minutos. De esta manera, evitarás la aparición de sueño y fatiga.

Te puede interesar→ Cómo evitar la fatiga al conducir: Guía de Consejos

Por otra parte, mantén tu coche ventilado y evite comidas copiosas, así como tomar medicamentos que produzcan la aparición de sueño.

En Norauto nos preocupamos por la seguridad vial, por eso queremos compartir contigo todo nuestro conocimiento y experiencia. Te recomendamos que no pierdas de vista nuestro blog donde iremos dando muchos más consejos.

 

como-influye-sueño-conducir

Cómo afecta el sueño en la conducción: prevenciones y soluciones

27 mayo 2020

Dormir bien y el tiempo necesario es fundamental para que el cuerpo funcione correctamente durante el día. Ya sea en el trabajo, realizando actividades deportivas, en las relaciones sociales o con la familia. Si, además, se trata de conducir, entonces es una necesidad vital. Sueño y conducción no son de ninguna manera compatibles. De hecho, el sueño es uno de los mayores enemigos de la conducción. Como reconoce la DGT, existen otros factores de riesgo que te permiten un mínimo control del vehículo pero, si te quedas dormido al volante, tu capacidad de reacción será nula. 

Muchos accidentes de conductores que se quedaron dormidos suelen ser mortales, aunque, no en todos, el conductor se queda completamente dormido. El sueño es un factor riesgo que implica entre un 15 y un 30 por ciento de los accidentes de tráfico en España. La mayoría de estos accidentes se producen por la noche, cuando la somnolencia es mayor, pero también se registran muchos durante el día. El sueño puede influir de varias maneras en la conducción y te lo vamos a explicar a continuación.

La importancia de dormir bien

Como te decíamos al principio, dormir bien es fundamental para poder desarrollar el conjunto de tareas y actividades que hacemos cada día. El sueño tiene unas funciones muy importantes en el cuerpo. Mientras estamos dormidos, el organismo se recupera del desgaste del día anterior y se regeneran los tejidos y la mente. Por eso, cuando tenemos una mala noche y no dormimos bien, al día siguiente nos sentimos mal, porque nuestro organismo sufre desajustes. Por ejemplo, perdemos poder de concentración y capacidad de reacción, dos ingredientes trascendentales para conducir.

Como afirma la DGT, la somnolencia es la probabilidad de quedarte dormido en un momento concreto. Para tu seguridad al volante, es importante conocer algunas cuestiones generales sobre la somnolencia y cómo tratar de mitigar su influencia.

Los principales factores que determinan la somnolencia son:

  1. El momento del día
  2. La estimulación ambiental
  3. Las diferencias individuales de los conductores
  4. Las horas de vigilia continuada.

En relación con el primer punto, el momento del día, las horas más críticas son entre las 3 y 5 de la madrugada y entre las 14 y las 16 de la tarde. Así que es recomendable evitar conducir en esas horas o al menos extremar las precauciones.

Con respecto a la estimulación ambiental en el nivel de actividad del conductor, se refiere a realizar alguna actividad mientras conduces, como escuchar la radio, música o conversar con el acompañante. Cualquier acción que te mantenga despierto.

Las diferencias individuales de los conductores hacen referencia a que cada persona tiene su punto de mayor rendimiento en momentos diferentes del día. Unas por la mañana, otra por la tarde y otras, incluso, por la noche. Se trata de que te conozcas a ti mismo para averiguar en qué momento del día puedes prestar mayor atención a la conducción.

Por último, las horas de vigilia continuada. Tan sencillo como que, cuanto más tiempo lleves despierto, más fácil será que aparezca el sueño. Si no has podido dormir bien durante la noche y no has descansado lo suficiente, la conducción puede ser peligrosa.

Cómo influye el suelo en la conducción

A continuación, vamos a exponer las alteraciones más frecuentes que puede producir la somnolencia:

  1. El aumento en el tiempo de reacción ante los estímulos del tráfico. Cuando tienes sueño, tardas más en reaccionar ante algún imprevisto, como un frenazo del coche que circula delante.
  2. Falta de concentración y mayor distracción. Es evidente que conducir con sueño disminuye la concentración en el tráfico y eso provoca mayores distracciones que pueden terminar, por ejemplo, con una salida de la vía.
  3. Mayor lentitud en la toma de decisiones. Está relacionado con el aumento en el tiempo de reacción. La somnolencia hace que tardes más en reaccionar ante un imprevisto. El cerebro procesa la información de forma más lenta y eso se traduce también en la toma de decisiones erróneas.
  4. Alteraciones en los movimientos. El sueño produce relajación de los músculos del cuerpo y eso hace que los movimientos sean más lentos y menos precisos.
  5. Movimientos automatizados. Bajo los efectos del sueño, puedes realizar una maniobra basada en el hábito y no en la necesidad del momento.
  6. Alteración de las funciones sensoriales.. El sueño afecta especialmente a la visión, que se reduce notablemente, apareciendo la fatiga ocular.
  7. Alteraciones en la percepción. Relacionada con la anterior, el sueño afecta mucho a la visión y eso hace que no percibas bien las señales y luces, pero también influye en la capacidad auditiva, impidiendo que escuchemos algunos sonidos que pueden advertirnos de algún problema.
  8. Microsueños. Son pequeños instantes de varios segundos en los que te quedas dormido. Por ejemplo, la típica “cabezada”. En esos segundos, permaneces ajeno a lo que pasa en la carretera y son especialmente graves porque suelen pasar completamente inadvertidos y provoca un gran número de accidentes graves.
  9. Cambios en el comportamiento. El sueño puede provocar también que adoptes un comportamiento más agresivo, que estés más nervioso o, incluso, que arriesgues más al volante, lo cual puede tener consecuencias muy negativas.

Recomendaciones para evitar el sueño

Para que el sueño y la conducción no se mezclen, lo primero es descansar correctamente, es decir, dormir bien y durante el tiempo mínimo que recomiendan los expertos, entre seis y ocho horas para que tu organismo se regenere. Si vas a hacer un viaje largo, te recomendamos hacer una parada cada dos horas y descansar durante 20 minutos. De esta manera, evitarás la aparición de sueño y fatiga.

Te puede interesar→ Cómo evitar la fatiga al conducir: Guía de Consejos

Por otra parte, mantén tu coche ventilado y evite comidas copiosas, así como tomar medicamentos que produzcan la aparición de sueño.

En Norauto nos preocupamos por la seguridad vial, por eso queremos compartir contigo todo nuestro conocimiento y experiencia. Te recomendamos que no pierdas de vista nuestro blog donde iremos dando muchos más consejos.