Cómo dar de baja un coche paso a paso

16 abril 2020

Ya sabes que todo concluye en algún momento de la vida, por más que te pese. El coche en el que has pasado tantas buenas experiencias y andanzas algún día deja de funcionar y, piensas, “¿Cómo puedo dar de baja un coche?” No te preocupes, que aquí te explicamos todo lo que debes hacer. 

Formas de dar de baja un coche

Los vehículos viejos, que ya están demasiado averiados y sabes no te darán nada por ellos, pueden ser dados de baja.

Seguramente, al pensar en dar de baja un coche piensas en el proceso en el que tendrás que tramitar la baja directamente en tráfico, para luego llevar el coche al desguace.

Pero existen muchas otras cosas a tener en cuenta, que pueden significar un coste adicional que no tenías pensado hacer, como puede ser el de tramitar la baja en el seguro, entre otros impuestos.

Para dar de baja un vehículo, lo puedes hacer de diferentes maneras. Piensa que no solamente tienes la baja definitiva, sino que también hay una baja temporal, que sirve para determinados casos en particular. Sin embargo, hoy te hablaremos solamente de la baja definitiva, paso por paso.

¿Cómo hacer la baja definitiva de un coche?

Aunque no queramos aceptarlo, ha llegado el momento de despedirnos de nuestro coche definitivamente. La única forma de realizar esta baja definitiva es acudiendo a un desguace que esté homologado como un Centro de Autorizado y Tratamiento (CAT).

Los requisitos que te exigirán en estos centros son tu permiso de circulación junto a una fotocopia de tu DNI, además de la ficha técnica del vehículo.

Estos son los requerimientos básicos, pero pueden existir otros tipos de documentaciones que tu coche tiene y que también te exigirán, como pueden ser los datos de la persona fallecida a la que está a nombre el coche, documentación en el caso de que sea un vehículo de empresa o matriculación en el extranjero, en el caso de que este provenga de otra parte.

La baja del coche será registrada por el CAT

Será este Centro de Autorizado y Tratamiento el encargado de, con toda la documentación presentada anteriormente, realizar la anotación de la baja de manera electrónica en el registro de la Dirección General de Tráfico (DGT), para que este luego te otorgue la certificación de baja definitiva.

Esta certificación te servirá a ti a modo de comprobante, para poder certificar frente a cualquier administración que tu vehículo no se encuentra en circulación y que está dado de baja correctamente.

Otro certificado que te tendrá que otorgar el CAT al poco tiempo de que hayas realizado el trámite correspondiente de la baja, es el Certificado de Destrucción, mediante el cual tú sabrás que el coche ya ha pasado al proceso de reciclado y se ha destruido completamente.

Esto también te servirá como un documento o certificación de esta acción.

¿Por qué es importante hacer la baja en el CAT?

En principio, tienes que tener en cuenta que si no puedes utilizar más tu coche, este seguramente se convertirá en una carga económica y posiblemente un estorbo para ti. Posiblemente esté ocupando un espacio en tu casa o garage, que no te deja utilizarlo para algo que merezca la pena.

Pero no será solamente la comodidad y tu espacio el beneficio que obtendrás haciendo este trámite, sino que además te salvará del cobro de determinadas multas que podrían llegarte por mantener este coche en tan malas condiciones en la vía pública.

Dejar el coche en la calle sin ningún tipo de utilidad, ocupando espacio innecesariamente y sin pasar la ITV, es considerado un problema tanto civil como medioambiental. Por eso, te podrías exponer a multas que van de los 600 € a los 30.000 €, en el caso de que figures como propietario y no hayas hecho los trámites de baja correspondientes.

Esto quiere decir que el reciclado que hace el CAT no solamente significa liberarte de ese espacio que no quieres que estorbe tu viejo coche, sino que además contribuirás con el medio ambiente y evitarás multas innecesarias.

Dar la baja del Impuesto de Circulación Municipal

Algo de lo que no debes olvidarte después de dar de baja tu coche es de los impuestos de circulación, ya que podrían seguir cobrándote si algo en la baja no se ha hecho correctamente. Normalmente, este trámite se hará automáticamente, pero es conveniente que nos aseguremos.

El impuesto de Circulación Municipal nos repercute en un pago anual y es una de las principales razones por las que debemos hacer la baja cuanto antes, y que así la factura de este no nos siga llegando para que lo paguemos.

Como te mencionamos antes, el CAT será el que nos dará dos certificaciones que son la de baja definitiva y el Certificado de Destrucción y estos son los dos documentos que son importantes para la baja del impuesto de Circulación Municipal.

Deberás dirigirte a las oficinas municipales de recaudación y llenar la solicitud de baja, al mismo tiempo que debes presentar esa documentación.

Ese será el último paso que tienes que realizar al, también, dar de baja el coche en la compañía con la que tenías el servicio de seguro. 

Normalmente es posible que no te lo pidan, pero algunas compañías querrán la documentación de baja y destrucción. Las tendrás que presentar en las oficinas de tu aseguradora, para que constaten que tu vehículo se encuentra fuera de circulación y tramitar la baja de tu seguro.

Con estos pasos ¡le podrás dar el último adiós a tu coche viejo y comenzar a pensar en el nuevo que vendrá! 

Ahora que ya sabes cómo dar de baja tu coche, no tienes excusa para hacerlo. Si tienes cualquier duda más, pregunta en tu taller de confianza y seguro que te sabremos ayudar.  

Cómo dar de baja un coche paso a paso

16 abril 2020

Ya sabes que todo concluye en algún momento de la vida, por más que te pese. El coche en el que has pasado tantas buenas experiencias y andanzas algún día deja de funcionar y, piensas, “¿Cómo puedo dar de baja un coche?” No te preocupes, que aquí te explicamos todo lo que debes hacer. 

Formas de dar de baja un coche

Los vehículos viejos, que ya están demasiado averiados y sabes no te darán nada por ellos, pueden ser dados de baja.

Seguramente, al pensar en dar de baja un coche piensas en el proceso en el que tendrás que tramitar la baja directamente en tráfico, para luego llevar el coche al desguace.

Pero existen muchas otras cosas a tener en cuenta, que pueden significar un coste adicional que no tenías pensado hacer, como puede ser el de tramitar la baja en el seguro, entre otros impuestos.

Para dar de baja un vehículo, lo puedes hacer de diferentes maneras. Piensa que no solamente tienes la baja definitiva, sino que también hay una baja temporal, que sirve para determinados casos en particular. Sin embargo, hoy te hablaremos solamente de la baja definitiva, paso por paso.

¿Cómo hacer la baja definitiva de un coche?

Aunque no queramos aceptarlo, ha llegado el momento de despedirnos de nuestro coche definitivamente. La única forma de realizar esta baja definitiva es acudiendo a un desguace que esté homologado como un Centro de Autorizado y Tratamiento (CAT).

Los requisitos que te exigirán en estos centros son tu permiso de circulación junto a una fotocopia de tu DNI, además de la ficha técnica del vehículo.

Estos son los requerimientos básicos, pero pueden existir otros tipos de documentaciones que tu coche tiene y que también te exigirán, como pueden ser los datos de la persona fallecida a la que está a nombre el coche, documentación en el caso de que sea un vehículo de empresa o matriculación en el extranjero, en el caso de que este provenga de otra parte.

La baja del coche será registrada por el CAT

Será este Centro de Autorizado y Tratamiento el encargado de, con toda la documentación presentada anteriormente, realizar la anotación de la baja de manera electrónica en el registro de la Dirección General de Tráfico (DGT), para que este luego te otorgue la certificación de baja definitiva.

Esta certificación te servirá a ti a modo de comprobante, para poder certificar frente a cualquier administración que tu vehículo no se encuentra en circulación y que está dado de baja correctamente.

Otro certificado que te tendrá que otorgar el CAT al poco tiempo de que hayas realizado el trámite correspondiente de la baja, es el Certificado de Destrucción, mediante el cual tú sabrás que el coche ya ha pasado al proceso de reciclado y se ha destruido completamente.

Esto también te servirá como un documento o certificación de esta acción.

¿Por qué es importante hacer la baja en el CAT?

En principio, tienes que tener en cuenta que si no puedes utilizar más tu coche, este seguramente se convertirá en una carga económica y posiblemente un estorbo para ti. Posiblemente esté ocupando un espacio en tu casa o garage, que no te deja utilizarlo para algo que merezca la pena.

Pero no será solamente la comodidad y tu espacio el beneficio que obtendrás haciendo este trámite, sino que además te salvará del cobro de determinadas multas que podrían llegarte por mantener este coche en tan malas condiciones en la vía pública.

Dejar el coche en la calle sin ningún tipo de utilidad, ocupando espacio innecesariamente y sin pasar la ITV, es considerado un problema tanto civil como medioambiental. Por eso, te podrías exponer a multas que van de los 600 € a los 30.000 €, en el caso de que figures como propietario y no hayas hecho los trámites de baja correspondientes.

Esto quiere decir que el reciclado que hace el CAT no solamente significa liberarte de ese espacio que no quieres que estorbe tu viejo coche, sino que además contribuirás con el medio ambiente y evitarás multas innecesarias.

Dar la baja del Impuesto de Circulación Municipal

Algo de lo que no debes olvidarte después de dar de baja tu coche es de los impuestos de circulación, ya que podrían seguir cobrándote si algo en la baja no se ha hecho correctamente. Normalmente, este trámite se hará automáticamente, pero es conveniente que nos aseguremos.

El impuesto de Circulación Municipal nos repercute en un pago anual y es una de las principales razones por las que debemos hacer la baja cuanto antes, y que así la factura de este no nos siga llegando para que lo paguemos.

Como te mencionamos antes, el CAT será el que nos dará dos certificaciones que son la de baja definitiva y el Certificado de Destrucción y estos son los dos documentos que son importantes para la baja del impuesto de Circulación Municipal.

Deberás dirigirte a las oficinas municipales de recaudación y llenar la solicitud de baja, al mismo tiempo que debes presentar esa documentación.

Ese será el último paso que tienes que realizar al, también, dar de baja el coche en la compañía con la que tenías el servicio de seguro. 

Normalmente es posible que no te lo pidan, pero algunas compañías querrán la documentación de baja y destrucción. Las tendrás que presentar en las oficinas de tu aseguradora, para que constaten que tu vehículo se encuentra fuera de circulación y tramitar la baja de tu seguro.

Con estos pasos ¡le podrás dar el último adiós a tu coche viejo y comenzar a pensar en el nuevo que vendrá! 

Ahora que ya sabes cómo dar de baja tu coche, no tienes excusa para hacerlo. Si tienes cualquier duda más, pregunta en tu taller de confianza y seguro que te sabremos ayudar.