Cómo desempañar los cristales del coche en invierno

Existe un sencillo razonamiento científico para explicar por qué se empañan las ventanas del coche. El contraste que se produce cuando la temperatura del aire exterior es más baja que la del interior provoca la aparición de humedad en forma de vaho y gotas adheridas a los cristales.

Se trata de un problema habitual, especialmente en invierno, que no debemos menospreciar. La pérdida de visibilidad que se produce por la condensación implica riesgos en la conducción, que se convierten en extremos cuando este efecto se produce una vez que el vehículo ya está circulando.

¿Cómo podemos desempañar los cristales del coche en invierno?, ¿qué técnicas existen para evitar esta desagradable situación o resolverla con la mayor prontitud posible? Toma buena nota de nuestras recomendaciones.

Buena aireación para luchar contra la humedad

Si tu vehículo dispone de climatizador y el parabrisas empieza a empañarse, debes dirigir el flujo de aire completamente hacia él, cerrando las otras ranuras de ventilación en la consola central.

Para hacerlo todavía más fácil, hoy existen muchos modelos de automóvil que cuentan con un botón específico que cumple a la perfección con esta función. En todo caso, habrá que reducir la temperatura con ayuda del aire acondicionado para conseguir que el vaho desaparezca de manera más rápida. Evita la tentación de recurrir a la recirculación del aire dentro del coche, porque no resolvería el problema.

En cuanto a la luneta trasera, bastaría con activar los filamentos térmicos instalados a lo largo del cristal para desempañarlo.

Si aparcas tu coche en un garaje privado, también ayuda dejar las ventanas con una rendija abierta durante la noche. De este modo, la temperatura interior se equilibrará con la exterior y evitarás la condensación.

Ventanas más limpias, menos condensación

Es aconsejable limpiar, de vez en cuando, las ventanas y los espejos interiores con un limpiador de vidrios. Y no solo por una cuestión puramente estética, sino porque está demostrado que las ventanas limpias se empañan con menos facilidad que las que permanecen sucias. Esto sucede, en realidad, porque en un cristal limpio la humedad tiene menos superficie de contacto sobre la que asentarse.

Uso de productos anti vaho

Por otro lado, en el mercado ya existen soluciones económicas para limpiar los cristales con productos anti vaho. Estos ofrecen resistencia a la humedad y evitan, por lo tanto, que se empañen con facilidad.

En concreto, la aplicación de estos productos genera una película de protección en los cristales, que refuerza su impermeabilidad.

¿Limpiar la condensación? Sí, ¡pero bien!

Cuando estamos conduciendo o vamos de copiloto y vemos que las ventanillas empiezan a empeñarse, tendemos por inercia a echar mano del trapo que se guarda en el compartimento de la puerta o en la guantera y que, en realidad, sirve para todo. O eso creemos.

Sin embargo, los paños con los que se retira el polvo acumulado en el salpicadero no son precisamente los ayudantes más adecuados para secar las ventanas empañadas del automóvil. Absorben muy poca humedad y dejan rastros que también limitan la visibilidad.

En esos casos utiliza mejor paños específicos para esta función, esponjas o incluso papel de cocina, que retirarán las gotas con mayor eficacia.

Deshumidificación con remedios caseros

El comercio ofrece también varios deshumidificadores reutilizables que absorben la humedad y que se pueden colocar en los coches.

Las pequeñas bolsas o cuencos llenos de sal, café, arroz o arena para gatos también provocan este efecto, y representan algunas de las soluciones caseras tradicionales, pero no olvides que estos remedios también deben sacarse del coche para que se sequen completamente si han sufrido humedad.

No lleves la humedad dentro del coche

Si practicas deportes de invierno es una buena idea revisar tus zapatos y ropa antes de entrar en tu coche. De lo contrario, estarás llevando una cantidad considerable de humedad al interior del automóvil, que generará a su vez el efecto de condensación.

Esto mismo se aplica a los paraguas mojados por la lluvia o a las chaquetas, chubasqueros o cazadoras que se usan en exterior en días nubosos. Lo mejor es no dejar ninguno de estos elementos dentro del vehículo una vez que hemos llegado a nuestro destino.

Tampoco está de más disponer de papel de periódico para colocarlo sobre las alfombrillas (mejor si son de goma) y evitar así que el agua, hielo o nieve de nuestro calzado termine directamente absorbido por el coche.

Cuida las juntas de goma

Por último, ten en cuenta que un buen cuidado del coche reduce el riesgo de que entre humedad en él. Las áreas sensibles incluyen sellos en ventanas, puertas o, en su caso, techos corredizos. Revisar periódicamente las juntas de goma evitará que éstas se vuelvan porosas y que la humedad penetre en el interior.

Como has podido comprobar existen varias técnicas para desempañar las ventanas del coche. Unas con efectos inmediatos y otras a modo preventivo. En cualquier caso, ideas sencillas y efectivas que representan soluciones para un problema de conducción habitual y que encierra riesgos que debemos evitar.