Los coches eléctricos: ¡Descubre cómo funcionan por dentro!

13 marzo 2020

Algo que poca gente sabe es que, originalmente, los coches eléctricos surgieron a al mismo tiempo que los de combustión. Pero el desarrollo de la tecnología de esos tiempos no permitía que fueran tan rentables.

En la actualidad hay diversas compañías que han mejorado su sistema automotriz, y los coches eléctricos ya son una posibilidad. Por lo que cada vez son más las personas que están interesadas en adquirir uno de estos coches.

Quédate con nosotros y aprende cómo funciona un coche eléctrico, y todo lo que necesitas saber con respecto a ellos.

¿Cómo funciona un coche eléctrico?

El funcionamiento de un coche eléctrico es mucho más sencillo que el de un coche convencional, ya que tiene menos piezas.

Y, hablando de piezas, estas son las cuatro más importantes:

Batería

La batería es el lugar donde se almacena la energía eléctrica del coche. Es la parte equivalente al depósito de gasolina. Normalmente está compuesta por un gran número de placas de litio, un metal que es capaz de almacenar grandes cantidades de energía.

El Motor eléctrico

El motor es el encargado de convertir la energía eléctrica en energía cinética o mecánica, es decir, en la energía que permite el movimiento de las ruedas.

En el motor tenemos el estator, un grupo de imanes que siempre están inmóviles o estáticos y el rotor, que es un imán al interior del estator que gira cuando la corriente eléctrica pasa al motor, gracias a la atracción que producen los imanes del estator.

Actualmente existen varios tipos de motores eléctricos: los que usan corriente alterna (AC) o corriente continua (DC).

Los de corriente alterna son los más usados, y los de corriente continua se utilizan para permitir un sistema híbrido de combustión.

Convertidor

Su propósito es convertir la corriente continua proveniente del motor en corriente alterna. Este cambio a corriente alterna es la que permite indicar el nivel de potencia a la que funcionará el motor.

Cargador embarcado

Este hace lo contrario al convertidor, transformar la corriente alterna que proviene de los puntos de carga en corriente continua para recargar la batería.

¿Y cómo se pone en marcha?

Una vez que la batería está cargada, esta envía la electricidad al motor, que hace girar las ruedas a través del estator y rotor. El giro del rotor es el que produce el movimiento de las ruedas y, por lo tanto, no necesita el clásico sistema de combustión a través de los pistones.

El sistema de imanes del motor eléctrico le permite al coche recuperar energía cada vez que frena, convirtiendo la energía cinética en eléctrica. Esto hace que los coches eléctricos rindan más que los de toda la vida.

Además, el motor no necesita una caja de cambios, puesto que sus motores son progresivos. Tampoco requiere un embrague, porque aceleran desde 0 Km/h.

Antes de arrancar, si quieres cargar la batería del coche, simplemente hay que enchufarlo a una fuente de electricidad. Puede ser doméstica, o una estación de recarga. La batería se cargará más rápido dependiendo del lugar donde decidamos hacerlo.

→ Quizá puede interesarte: Lo que necesitas saber de los puntos de recarga eléctrica

¿Cuánto cuesta un coche eléctrico?

Además de querer entender cómo funciona un coche eléctrico, una gran preocupación de las personas al pensar en estos vehículos está en el precio.

Y es que, en comparación a la gasolina o el diésel, los coches eléctricos son más caros. El precio de un coche eléctrico gira en torno a los 22.000€ hasta unos 100.000€, o más. Eso se debe al alto valor de las baterías, la pieza más cara del coche. Pero no te dejes engañar por el precio de entrada.

A largo plazo salen más a cuenta para tu bolsillo. El precio de recarga de una batería es más barato que llenar un tanque de gasolina. Y, al tener menos piezas, la posibilidad de que alguna se dañe es menor. Sumándole, además, que su simplicidad mecánica hace que los gastos de reparación sean mínimos.

Beneficios de comprarte un coche eléctrico

A pesar de que el coche eléctrico actual cuenta con baja autonomía y pocas estaciones de recarga, sigue valiendo la pena invertir en este tipo de coches.

Los beneficios de comprar un coche eléctrico son:

  • No contaminan. Esto se debe a que no emiten CO2 proveniente de la quema de combustible. Trabajan con electricidad al 100%
  • Menos piezas, menos averías. Como lo mencionamos anteriormente, la sencillez de su sistema mecánico reduce al mínimo las averías mecánicas. No hay que olvidarse tampoco de los constantes problemas que suelen generar las cajas de cambio, que no existen en este tipo de coches.
  • Poco mantenimiento. Todo esto implica un mantenimiento mínimo requerido para que el coche funcione correctamente. Normalmente, el mantenimiento consta de evaluar la batería y cambiarla en caso de estar averiada. Con estos coches, no hace falta hacer cambios de aceites, filtros, y similares.
  • Más cómodos de conducir. Son muy silenciosos y no vibran. Además, la conducción es muy relajante porque no requieren ningún cambio de velocidades.
  • Recargarlo es muy económico (actualmente). Al año, un coche de combustión requerirá aproximadamente 16.900€ en combustible, mientras que uno eléctrico solo 2.600€. Mucho más accesible, ¿verdad?

Sin duda, los coches eléctricos han llegado para quedarse. En Norauto estamos seguros de que serán el coche del futuro.

Ahora que ya entiendes cómo funciona un coche eléctrico, tal vez te interese comprarte uno. ¡Consulta a profesionales de confianza para hacer la compra y disfruta de un nuevo tipo de coche!