Conducción ecológica: trucos para conseguirla

24 enero 2020

Con las numerosas cargas económicas del día a día, así como los gastos asociados a la compra de todo vehículo, es importante conocer algunos trucos que pueden ayudarte a optimizar tu coche económica y ecológicamente hablando.

Desde Norauto queremos darte algunas recomendaciones para ahorrar mientras sumas kilómetros a bordo de tu vehículo.

Mantenimiento preventivo

La mejor manera de ahorrar con tu vehículo es la prevención. Para ello siempre es aconsejable realizar revisiones periódicas y llevar a cabo el mantenimiento correcto del automóvil.

Líquidos, neumáticos, motor, frenos, etc. Realizando un mantenimiento preventivo de estos elementos fundamentales ahorrarás en costosas averías derivadas de un uso descuidado de tu coche.

A la hora de realizar las revisiones de tu coche siempre es recomendable acudir a un centro especializado con todas las garantías necesarias.

Lo que en un primer momento puede parecer una avería de menor entidad, como por ejemplo la pérdida de líquido anticongelante, si no se repara de manera rápida y adecuada, puede conllevar un sobrecalentamiento del motor y afectar a la junta de la culata, avería mucho más grave y costosa de reparar.

Es importante realizar las revisiones periódicas recomendadas por el fabricante, bien atendiendo al kilometraje o al tiempo transcurrido desde su anterior revisión, para evitar funcionamientos anómalos, dañinos con el medioambiente y para tu bolsillo.

Reducir el consumo de combustible

Otra forma de ahorrar es reduciendo el consumo de combustible. Para lograrlo, no es necesario dejar de conducir, basta con preocuparse por los elementos que condicionan su mayor necesidad.

Por ejemplo, vigilando la presión de los neumáticos. Si están deshinchados, el consumo de combustible puede verse incrementado hasta en un 3%.

Por otro lado, un filtro de aire en mal estado puede duplicar el consumo de carburante de un coche, por lo que conviene vigilar su estado.

Con el mismo propósito de gastar menos gasolina, también es importante conducir en marchas largas, no dar acelerones y realizar una conducción suave.  Recuerda que la marcha primera debe ser usada como mero trámite entre la parada y el arranque, debiendo cambiar a segunda tan pronto como el vehículo ya se encuentre en movimiento, para evitar revolucionar el motor, con el aumento de consumo y emisiones que ello conllevaría. Además, siempre que sea posible haz un salto de marchas para conseguir una conducción más eficiente. Se trata en este caso de pasar por ejemplo de cuarta a sexta marcha, evitando la quinta, con lo que conseguiremos una reducción de emisiones y consumo de combustible considerables.

En Norauto te recomendamos cambiar la marcha entre las 1.500 y 2.000 revoluciones en los coches diésel y entre las 2.000 y las 2.500 rpm en los coches con motor gasolina. Evita acelerones al arrancar y frenazos en marcha y esquiva los atascos para no realizar constantes paradas y arranques, aunque como es lógico este es un hecho que muchas veces no depende de la voluntad propia.

 

Tampoco se debe cargar en exceso el vehículo y se debe colocar adecuadamente y de forma equitativa la carga. Una mala colocación de la carga afecta directamente a la estabilidad y al consumo.

Igualmente, a alta velocidad se recomienda poner el aire acondicionado por su menor consumo en lugar de abrir las ventanillas, que es más recomendable a bajas velocidades. Con respecto a la climatización, tampoco es aconsejable abusar de la misma, ni en invierno ni en verano, pudiendo conducir en verano con una temperatura de 23 grados y en invierno conducir más abrigados.

Por descontado, si tu vehículo dispone de una tecnología “eco” no la desactives, logrará optimizar las  marchas y parará el motor cuando el coche se encuentre parado, en los casos en que tu vehículo cuente con la tecnología ‘Start-Stop’. Igualmente, se recomienda  controlar la velocidad excesiva, levantar el pie del acelerador y conducir de manera constante con el sistema de velocidad crucero para optimizar al máximo el depósito de tu coche.

¿Cómo llenar el depósito de combustible?

Asimismo, y en términos de ahorro, es mejor llenar el depósito de combustible de una vez que hacerlo en pequeñas cantidades y realizar más viajes a la gasolinera.

Si reduces el consumo de carburante, conseguirás disminuir las emisiones contaminantes en un 15 %, así como también contribuir al control de la contaminación acústica. Un coche a 4.000 revoluciones por minuto emite la misma cantidad de ruido que treinta coches juntos a mitad de revoluciones.

Se puede ahorrar con una conducción segura y responsable, respetando siempre el principio máximo de la seguridad al volante.

Desde Norauto esperamos haberte ayudado con estos consejos que te ofrecemos y comiences desde ahora a llevar a la práctica estos trucos para ejercitar una conducción ecológico que, además, incidirá de manera directa en tu bolsillo..

¡Ah! Y no te olvides de que, si transitas por grandes ciudades, en muchas ocasiones merece la pena dejar tu coche en un parking de las afueras y apostar por el uso de transportes alternativos, combinando coche y transporte público hasta llegar a tu destino final.