Infalibles consejos para conducir en primavera que debes tener en cuenta

19 marzo 2021

Llega ese momento del año en el que todo vuelve a nacer. Florecen los campos, el cielo recupera el azul brillante propio de marzo y abril, el sol empieza a calentar y ya apetece el primer chapuzón del año en el mar. Sí, es la primavera. Aunque no siempre es sinónimo de buen tiempo. De hecho, es la época del año más inestable.

Siempre hay que extremar las precauciones al volante, pero más aún a la hora de conducir en primavera. Es en esta época del año cuando mucha gente aprovecha para hacer los primeros desplazamientos en coche hacia la costa o a zonas de montaña donde ya no hace el frío del invierno y se puede disfrutar mejor de la naturaleza.

Conducir en primavera, la estación más inestable

En un primer momento, podría parecer que, con la llegada de la primavera, mejoran las condiciones para conducir. Y es cierto que en esta época del año hay más horas de luz solar que en invierno, los días son cada vez más largos y soleados, no hace tanto frío, las temperaturas son más templadas… Pero, precisamente por eso, muchos conductores suelen bajar la guardia.

En invierno, la presencia de la lluvia, la nieve y el hielo hace que la gente sea más prudente. Y cuando desaparecen esas condiciones desfavorables, aparece la relajación. Y esto es un error. Por eso aumenta la siniestralidad, por bajar la guardia inconscientemente.

La primavera es la época más inestable del año, donde la meteorología puede variar de un momento a otro, pasando de una mañana soleada y cálida a un fuerte chaparrón que inunde la calzada en cuestión de minutos y aparezcan fenómenos como el “aquaplaning”. Por tanto, conducir en primavera también conlleva algunos riesgos que hay que tener muy en cuenta cuando se sale de viaje.

Cuidado con las alergias

Para muchas personas, la primavera es sinónimo de alergia. En efecto, en esta época del año, aparecen esos síntomas de picor de ojos, escozor en la nariz, estornudos, tos, dolor de cabeza, etcétera, debido al polen y a otros elementos.

La alergia no impide conducir, pero sí dificulta la conducción, especialmente, a aquellas personas que más la padecen y, hasta junio, se registran los niveles más altos de polen, por lo que hay que aumentar las precauciones al volante en primavera.

Un estornudo inesperado mientras conduces puede ser muy peligroso, ya que puede provocar un movimiento brusco del volante o perder la concentración durante unos segundos y tener consecuencias muy graves.

Otro peligro provocado por las alergias deriva de los antihistamínicos que se toman para mitigar sus efectos. Algunos antihistamínicos provocan sueño y relajación, lo cual puede resultar fatal para conducir. Si bien es cierto que las medicinas actuales contra la alergia no dan tanto sueño como antes, es preciso consular al médico antes de tomarlas por si pudiera ocasionar efectos secundarios.

Consejos para conducir en primavera

Para evitar problemas a la hora de viajar en coche en primavera, te proponemos una serie de recomendaciones.

El tiempo

Como ya hemos mencionado al principio, el tiempo en primavera es muy inestable e imprevisible. En la misma tarde, se puede pasar del sol a la lluvia, niebla o hasta una tormenta de granizo que puede poner en peligro tu seguridad si te pilla desprevenido.

Uno de los problemas que origina la lluvia es el llamado efecto “aquaplaning”, cuando se pasa sobre una superficie encharcada. En estos casos, evita los frenazos bruscos y mantén siempre las dos manos en el volante. Recuerda que, ante situaciones meteorológicas adversas, debes dobla la distancia de seguridad con los otros vehículos.

Reacciones alérgicas

Para contrarrestar los problemas que puede provocar la alergia es importante que, cojas cita en  tu taller de confianza para controlar el sistema de aire acondicionado y revisar los filtros del habitáculo. Si el filtro está obstruido, dejará pasar al interior partículas que pueden provocarte un estornudo o alguna reacción alérgica.

Además, es conveniente conducir en primavera con las ventanillas bajadas. Hay algunos estudios que demuestran que la contaminación de sustancias agresivas para las vías respiratorias puede ser hasta seis veces mayor cuando se está dentro del coche que fuera.

Limpiar el coche

La limpieza es siempre un factor importante, pero, en primavera juega un papel aún más determinante. Un habitáculo sucio puede aumentar las reacciones alérgicas y dificultar la conducción. La llegada de la primavera es un buen momento para hacer una limpieza a fondo del coche.

Usar gafas de sol

Hemos dicho antes que, con la llegada de la primavera, los días son cada vez más largos y soleados y aumentan las horas de luz. También es mayor la intensidad del sol. Por ello, es imprescindible usar unas gafas de sol oscuras durante el día, especialmente, en los momentos del amanecer y el atardecer, cuando el sol es más brillante e incide directamente en tu campo de visión.

Mantenimiento del coche en primavera

Además de todos estos consejos que te acabamos de dar, es necesario que hagas un buen mantenimiento del coche en primavera. En este sentido, te recomendamos realizar las habituales operaciones para realizar un viaje seguro, como tener al día las revisiones periódicas, comprobar los niveles de aceite y líquidos, el estado de los frenos, verificar el sistema de alumbrado y los diferentes reglajes, controlar el estado de las escobillas de los limpiaparabrisas, limpiar las ventanillas y los espejos retrovisores del vehículo y, por supuesto, controlar el estado de los neumáticos.

Además, te recomendamos que consultes los servicios de la Dirección General de Tráfico antes de iniciar un viaje para estar informados sobre el estado de la carretera y el tráfico o cualquier eventualidad que pudiera haber, sobre todo si te diriges a alguna zona con condiciones meteorológicas desfavorables.

Por último, intenta llevar siempre contigo elementos como: un juego de recambios de luces, un estuche de herramientas, una rueda de repuesto, una linterna de emergencia, una bayeta antivaho y guantes. Y si vas a la montaña, recuerda que todavía puede sorprenderte la nieve, de modo que no olvides unas cadenas.

Conducir en primavera sin preocupaciones puede ser posible si tienes en cuenta estas recomendaciones. ¡Disfruta de Tu Mejor Viaje!