Claves para conducir durante una tormenta

La conducción con tormenta entraña riesgos añadidos para quienes viajan en coche. A los peligros de circular por carretera, se unen la falta de visibilidad y el suelo mojado. Sin embargo, si tomamos una serie de precauciones, saldremos airosos de las malas circunstancias climáticas. Por tanto, como conducir en un temporal resulta más complicado, en este post vamos a darte varios consejos muy útiles.

Visibilidad: ver bien para conducir en lluvias

Sin duda, la norma básica para conducir en lluvias y tormenta es aumentar la precaución. Si es muy fuerte, lo mejor que puedes hacer es detener el vehículo y esperar a que termine o, al menos, disminuya su intensidad. Pero no siempre es posible hacer esto. En tal caso, debes seguir varias recomendaciones.

La primera es mejorar al máximo tu visibilidad. Para ello, resulta fundamental que tu coche esté a punto. Es decir, que las luces funcionen bien, que el parabrisas esté limpio y que el limpiaparabrisas tenga las escobillas en buen estado.

Por otro lado, los avances mecánicos y técnicos han provocado que haya elementos para el vehículo que te facilitan la conducción en tormenta, como, por ejemplo, luces especiales para intensificar la visibilidad. Si quieres disponer de estos adelantos, encuentra los mejores accesorios de seguridad en tu centro Norauto y en norauto.es.

Tormenta eléctrica: cómo conducir en un temporal

Si conducir en lluvias es peligroso, más aún resulta hacerlo con tormenta eléctrica. Pero los rayos no deben preocuparte, ya que, tal y como sucede en otros medios de transporte, el coche hace el efecto conocido como jaula de Faraday. Para el tema que nos ocupa, basta con que te digamos que se crea un campo magnético dentro del coche que aísla su interior de los rayos externos. Incluso los propios neumáticos sirven como aislantes.

Del mismo modo, en caso de tormenta, también puedes seguir las pautas que vamos a explicarte.

Medidas de seguridad

Es muy probable que te sorprenda un aguacero o una nevada en carretera. A todos nos ha sucedido. En caso de que no puedas detenerte y esperar a que amaine, te aconsejamos que apliques unas medidas de seguridad básicas. Son las siguientes:

  • Reduce la velocidad. Ten en cuenta que la falta de visibilidad y el asfalto mojado multiplican las posibilidades de perder el control del vehículo y sufrir un accidente. Por este motivo, es muy importante que circules más despacio.
  • Hazte más visible. Para una buena conducción en tormenta, no solo debes ver bien, también es imprescindible que otros conductores te vean a ti. Por eso, lo primero que debes hacer es encender las luces de tu automóvil. Utiliza todas las que tenga (incluidas las de niebla), excepto las largas, ya que estas podrían deslumbrar a los demás conductores.
  • Incrementa tu concentración. Siempre es importante que conduzcas atento a lo que sucede en la carretera. Pero, en caso de tormenta, esto se hace más necesario. Mantén la calma y presta especial atención al piso de la vía. Fíjate bien en los charcos y procura evitarlos porque podrían causar aquaplaning (cuando las ruedas pierden el contacto con el asfalto). Además, el agua salpicada por otros vehículos puede dificultar tu visibilidad.
  • Aumenta la distancia de seguridad con el coche que te precede. Cuando hay tormenta, necesitas más metros para frenar tu automóvil y, además, el suelo mojado puede provocar que los neumáticos patinen. Por tanto, deja que el coche que va delante se aleje del tuyo.
  • Cierra las ventanillas y apaga la radio. Para incrementar la protección del efecto jaula de Faraday, es aconsejable que el coche esté bien aislado del exterior e incluso que tenga la radio apagada.

Neumáticos, frenos y amortiguadores en buen estado

Un elemento básico para conducir de forma segura durante una tormenta son los neumáticos. Estos han de estar en buen estado y tener el dibujo bien trazado. Al rodar, este va perdiendo profundidad por el desgaste y, como consecuencia, las ruedas se agarran peor a la carretera.

Como norma general, la profundidad del dibujo nunca debe ser inferior a 1,6 milímetros. No obstante, cuando llega a 3 milímetros ya es aconsejable cambiar los neumáticos para mayor seguridad. De lo contrario, aumenta el riesgo de sufrir el ya citado aquaplaning.

Sin embargo, esto no es lo único que has de tener en cuenta respecto a los neumáticos de tu coche. También debes observar el desgaste de la banda de rodadura. En caso de que sea desigual, has de cambiarlos. Por último, asegúrate de que están a la presión adecuada según las instrucciones del fabricante. Si no es así, podrían reventar y hacerte perder el control de tu auto.

Otros elementos muy importantes en caso de tormenta son los amortiguadores (dan estabilidad a tu vehículo) y los frenos. Recuerda que, en caso de que tengas que frenar de forma repentina, no has de pisar a fondo el pedal, sino hacerlo de manera progresiva para no perder el control del coche.

Cómo mantener el control de vehículo

Aunque sigas todos estos consejos para la conducción durante una tormenta, es posible que pierdas el control de tu coche. También para esta complicada situación queremos darte unas pautas.

En primer lugar, aparte de mantener la calma, no es aconsejable que frenes. Es lo que te pedirá la situación, pero ello puede hacerte perder definitivamente el control. En cambio, lo recomendable es soltar el acelerador para que el vehículo se vaya parando. También puede ayudarte el cambio de marchas si las reduces. Incluso puedes valerte del freno de mano, pero aplicándolo de forma progresiva.

Por otro lado, no debes girar el volante. Deja que el coche resbale hasta detenerse. Si te resulta imprescindible hacerlo porque vas a colisionar, gíralo con suavidad y siempre en la misma dirección, aunque sea la contraria a la que lleva el coche.

Estas son las claves principales para una buena conducción con tormenta. Si sigues estos consejos, la probabilidad de que sufras un accidente se reduce de forma importante. Sin embargo, no olvides que siempre debes mantener tu coche a punto. Para ello, pide cita en norauto.es o en tu centro Norauto más cercano.