consejos para comprar un coche de segunda mano

10 Consejos para comprar un coche de segunda mano

20 diciembre 2020

Tradicionalmente, el mercado de vehículos de segunda mano ha sido siempre una buena opción para muchos jóvenes para acceder a su primer coche cuando se sacaban el carné de conducir. Esto se sigue cumpliendo actualmente, pero también supone una oportunidad para muchos compradores de encontrar un buen coche a un precio más asequible, especialmente, en el actual contexto de crisis económica que sacude a España.

Sin embargo, comprar un coche de ocasión tiene cosas positivas, pero también conlleva riesgos y conviene tomar en consideración una serie de recomendaciones para que la compra no sea un desastre. Por ello, hemos preparado estos diez consejos para comprar un coche de segunda mano.

Te puede interesar→ Consejos para alargar la vida útil de un coche

1.   Tener claro lo que necesitas

Lo primero de todo es tener claro cuáles son tus necesidades y esto vale tanto para comprar un coche de segunda mano como nuevo. Qué uso le vas a dar al coche, cuántos kilómetros piensas hacer al año, o si vas a circular principalmente por ciudad o por autovía, si buscas un vehículo que consuma poco o no te importa el gasto de combustible.

Te puede interesar→ Técnicas de conducción para ahorrar combustible

Son preguntas que hay que hacerse siempre antes de buscar. A continuación, ya puedes centrarte en otras cuestiones, como marca y modelo, potencia, equipamiento de seguridad, tecnología, entretenimiento y conectividad…

2.   Particular o concesionario

Hay dos formas de comprar un coche usado: a un particular directamente o en un concesionario o empresa especializada. El segundo caso suele ofrecer mayores garantías a la hora de reclamar cualquier problema que no se hubiera detectado en el momento de la compra.

3.   Investigar todo sobre el modelo que quieres

Una vez que hayas elegido un modelo en concreto, un importante consejo para comprar un coche de segunda mano es investigar, preguntar y buscar toda la información posible acerca de ese coche. Así, en el momento de ver el coche, tendrás una posición más ventajosa frente al vendedor y podrás hacerle preguntas, cuyas respuestas pueden revelar detalles sobre el estado del coche y su valor real.

4.   Comprobar el estado de la carrocería

Muy importante, a la hora de comprar un coche de ocasión, es comprobar el estado de la carrocería del vehículo y ver si tiene golpes o la pintura está desgastada en alguna zona. Mira con atención desde lejos y comprueba si hay diferentes tonos de color entre algunas partes de la carrocería, lo cual, significaría que ha recibido algún golpe y se ha tenido que pintar de nuevo.

Revisa también los filos de las puertas, el maletero y el capó. Ahí se observan las marcas que deja la cinta que utilizan los talleres para pintar los coches. Es un indicio claro de que el coche ha sido pintado.

4. Revisar el interior

Lo mismo que en el exterior hay que hacer en el interior del vehículo para comprobar su estado. Revisa detenidamente que todos los botones y comandos funcionan correctamente, tanto los de la consola central, como los de las puertas y el volante, si los tuviera. Del mismo modo, controla los interruptores de las luces, intermitentes, limpiaparabrisas, la palanca del cambio, etcétera.

Si es un coche relativamente reciente con mucho equipamiento tecnológico, asegúrate de que funcionan perfectamente la pantalla, utiliza el sistema multimedia y navega por los diferentes menús por si algo fallara. Y si los asientos son eléctricos, comprueba que la regulación funciona correctamente.

Controla también el desgaste del volante, los asientos, alfombrillas y fíjate si hay quemaduras, lo cual indicaría que se ha fumado dentro del coche.

Mirar bajo el capó

Esto, más que un consejo es una obligación. No se puede adquirir un coche de segunda mano sin comprobar el motor, mirar los niveles de aceite y los líquidos, estar atentos a posibles fugas, observar el estado de la correa de distribución …

Un buen consejo es llevar el coche a un taller de confianza para que le hagan una inspección a fondo y detecten posibles fallos, fugas o averías, el estado de los frenos, discos, suspensiones, neumáticos, etcétera. Esto te costará dinero, pero te puede ayudar a rebajar el precio del coche y ahorrarte un desembolso mayor en el futuro.

7. Probar el vehículo

Un consejo muy importante para comprar un coche de ocasión es probarlo antes. Pero no basta con dar una pequeña vuelta por el barrio, sino que conviene circular con el coche un buen rato por ciudad, autovía y carretera secundaria para ver su comportamiento en diferentes circunstancias y detectar posibles vibraciones y ruidos extraños.

8. Libro de mantenimiento y facturas

Es importante conocer el historial de revisiones que ha tenido el coche, a través del libro de mantenimiento o las facturas. Hay gente que pasa todas las revisiones en talleres oficiales y otros no, aunque esto no es una garantía al 100 por cien. A veces es complicado conseguir todas las facturas porque los propietarios no las han guardado todas. En ese caso, una opción es preguntar dónde se han realizado las revisiones y acudir al lugar para pedir información.

Lo cierto es que para evitar esto sólo puedes pedir las facturas. Otra cosa es que los anteriores propietarios guarden todas, es bastante complicado. No está de más preguntarle al vendedor el lugar en el que ha pasado las revisiones e intentar probar suerte allí, quizá en el taller puedan darte algo más de información sobre ese vehículo y su historial de revisiones.

9. Asegurarse del kilometraje que marca

Este era uno de los principales riesgos a la hora de comprar un coche de segunda mano, pero hoy es más difícil falsificar los kilómetros, debido a la tecnología que incorporan los vehículos, que dificulta la tarea de trucar la cifra de kilómetros, y también a que en la ITV se apunta el número de kilómetros que tiene el coche en el momento de la inspección.

Actualmente, también hay empresas que evalúan el kilometraje y el estado mecánico del vehículo para estar más seguros de que la cifra que marca el ordenador de a bordo es real. No obstante, puedes fijarte en detalles como las agujas de la instrumentación, si no marcan 0 rpm o 0 km/h cuando el coche está parado, puede que hayan sido sacadas de su posición original.

Otros indicios de un coche muy usado y que, por tanto, haya recorrido muchos kilómetros son el volante y el asiento del conductor muy desgastados, o el estado de los botones que más se utilizan, como los de las ventanillas, radio, climatizador…

10.   Documentación del vehículo

Finalmente, el último consejo para comprar un coche de segunda mano es pedir un informe extendido del vehículo a la DGT. Es un trámite que cuesta 8 euros y te permite comprobar si el coche tiene algún tipo de carga, como un embargo, si ha sido importado y el número de dueños anteriores.

Para realizar la transferencia del coche, basta con un contrato de compra/venta, el permiso de circulación, la tarjeta de la ITV, el recibo del impuesto de matriculación y el DNI del comprador y el vendedor. Asegúrate de que tanto la matrícula como el número de bastidor coinciden con los que aparecen en la documentación. Si no fuera así, es probable que se trate de un vehículo robado.

Ahora ya conoces los consejos que debes tener en cuenta a la hora de comprar un coche de segunda mano. No olvides que puedes comprar en nuestra tienda online el equipamiento para tu coche que necesites.

¡Esperamos haberte ayudado!