connectée

El desarrollo hacia una conducción totalmente autónoma

29 noviembre 2017

Las estadísticas nunca mienten. Según la DGT, más del 90% de los accidentes con heridos tienen una causa común: el factor humano. Por eso, todos los fabricantes de automóviles están avanzando en el desarrollo de vehículos autónomos.

Por ejemplo, en Estados Unidos, pionero en el campo de la seguridad, ha establecido una clasificación de los distintos niveles de conducción autónoma a través de su agencia federal de seguridad vial. Los vehículos se clasifican en 5 categorías, desde el nivel 0 hasta el nivel 4.

En el nivel 0, el conductor no recibe asistencia. Es decir, toda la parte de la conducción está en su control.

El nivel 1 es ahora la norma: simplemente requiere de un dispositivo que mantenga la estabilidad del vehículo mientras se mueve o frena. Este es el caso de todos los vehículos nuevos que se benefician  de ABS (frenos antibloqueo) y ESP (corrección de trayectoria).

Con el nivel 2, se beneficia de un controlador adaptativo capaz de ralentizar el vehículo en función de la evolución del tráfico. Es capaz de colocar el automóvil en el centro de la vía y disponen de sistemas de ayuda para aparcar.

La conducción autónoma limitada caracteriza el nivel 3, que ya equipa a los buques tecnológicos que son los Audi A8, BMW Serie 5 o Tesla Modelo S más recientes. Todas las funciones de seguridad, incluida la dirección, se confían a la electrónica y a sus distintos sensores. Sin embargo, de acuerdo con la ley, el conductor está obligado a mantener la vigilancia y la capacidad de respuesta en caso de emergencia.

HACIA UNA CONDUCCIÓN AUTÓNOMA COMPLETA

En Europa es imposible ir más lejos en este momento. La Convención de Viena firmada en 1968 sigue en vigor para el tráfico por carretera. Y estipula que el conductor debe mantener el control de su vehículo manteniendo las manos en el volante.

Una vez que la legislación haya evolucionado, será posible pasar al nivel 4: conducción totalmente autónoma.

El vehículo sabrá dónde ir y controlará toda la ruta. Los compartimentos de pasajeros pueden evolucionar en gran medida para hacer desaparecer el puesto de conducción y abrir el camino a una nueva forma de viajar. ¿Parece increíble, no?

En Estados Unidos, los gigantes que son Apple, Intel o Nvidia trabajan tanto en el tema como los fabricantes tradicionales. Porque más allá de la «función» automotriz, los líderes de TI entendieron que podían tener voz en el campo de la inteligencia artificial.

En definitiva, parece que dentro de no mucho tiempo, podremos ver con total normalidad en muchas partes del mundo coches que viajan de forma autonóma.

 

connectée

El desarrollo hacia una conducción totalmente autónoma

29 noviembre 2017

Las estadísticas nunca mienten. Según la DGT, más del 90% de los accidentes con heridos tienen una causa común: el factor humano. Por eso, todos los fabricantes de automóviles están avanzando en el desarrollo de vehículos autónomos.

Por ejemplo, en Estados Unidos, pionero en el campo de la seguridad, ha establecido una clasificación de los distintos niveles de conducción autónoma a través de su agencia federal de seguridad vial. Los vehículos se clasifican en 5 categorías, desde el nivel 0 hasta el nivel 4.

En el nivel 0, el conductor no recibe asistencia. Es decir, toda la parte de la conducción está en su control.

El nivel 1 es ahora la norma: simplemente requiere de un dispositivo que mantenga la estabilidad del vehículo mientras se mueve o frena. Este es el caso de todos los vehículos nuevos que se benefician  de ABS (frenos antibloqueo) y ESP (corrección de trayectoria).

Con el nivel 2, se beneficia de un controlador adaptativo capaz de ralentizar el vehículo en función de la evolución del tráfico. Es capaz de colocar el automóvil en el centro de la vía y disponen de sistemas de ayuda para aparcar.

La conducción autónoma limitada caracteriza el nivel 3, que ya equipa a los buques tecnológicos que son los Audi A8, BMW Serie 5 o Tesla Modelo S más recientes. Todas las funciones de seguridad, incluida la dirección, se confían a la electrónica y a sus distintos sensores. Sin embargo, de acuerdo con la ley, el conductor está obligado a mantener la vigilancia y la capacidad de respuesta en caso de emergencia.

HACIA UNA CONDUCCIÓN AUTÓNOMA COMPLETA

En Europa es imposible ir más lejos en este momento. La Convención de Viena firmada en 1968 sigue en vigor para el tráfico por carretera. Y estipula que el conductor debe mantener el control de su vehículo manteniendo las manos en el volante.

Una vez que la legislación haya evolucionado, será posible pasar al nivel 4: conducción totalmente autónoma.

El vehículo sabrá dónde ir y controlará toda la ruta. Los compartimentos de pasajeros pueden evolucionar en gran medida para hacer desaparecer el puesto de conducción y abrir el camino a una nueva forma de viajar. ¿Parece increíble, no?

En Estados Unidos, los gigantes que son Apple, Intel o Nvidia trabajan tanto en el tema como los fabricantes tradicionales. Porque más allá de la «función» automotriz, los líderes de TI entendieron que podían tener voz en el campo de la inteligencia artificial.

En definitiva, parece que dentro de no mucho tiempo, podremos ver con total normalidad en muchas partes del mundo coches que viajan de forma autonóma.