Desempañar cristales coche aire frio o calor

Cómo desempañar los cristales del coche: ¿aire frío o calor?

En los meses más fríos del año es muy habitual que se empañen los cristales del coche. Esto ocurre por la diferencia de temperatura que hay entre el interior del vehículo y el exterior, ya que se crea humedad y se satura en los cristales, dificultando la visión y convirtiéndolo en un fenómeno realmente peligroso para la conducción.

Algunos conductores usan un trapo viejo para quitar la humedad, otros usan la calefacción o el aire acondicionado y los hay que incluso bajan las ventanillas, pero… ¿cuál es realmente la forma más efectiva y rápida para desempañar los cristales del coche? A continuación te resolvemos algunas de las dudas más frecuentes relacionadas con este tema.

 ¿Es mejor desempañar los cristales del coche con aire frío o caliente?

Lo primero que nos suele venir a la mente cuando se nos empañan las lunas del coche, especialmente cuando estamos en marcha, es usar el propio sistema de climatización del vehículo. Sin embargo, existe una pregunta que se repite constantemente y para la cual “cada maestrillo tiene su librillo”: ¿es mejor usar aire frío o calor para desempañar los cristales?

💡 La respuesta es clara: para desempañar los cristales del coche se debe usar primero aire caliente y luego frío, siguiendo estos pasos:

Los 5 pasos para desempañar los cristales del coche

  1. Selecciona el modo que envía el chorro de aire directamente al cristal empañado. Si es el parabrisas, hay que usar las salidas de aire del cristal delantero que suelen llevar todos los coches modernos. En coches algo más antiguos, tendrás que girar el selector hacia el modo de desempañado. El ventilador debe estar al máximo
  2. En un inicio queremos que el aire que llegue a la luna sea lo más caliente posible, así que debemos usar la calefacción.
  3. A continuación, activa el aire acondicionado del coche (aunque pueda parecer contradictorio). Gracias a este aire seco y a que estos sistemas están diseñados con un evaporador se retirará la humedad. En los vehículos equipados con climatizador, el aire acondicionado suele activarse de forma automática si está conectado.
  4. Quita la recirculación de aire interior para renovar el aire expulsado por el sistema de climatización y no extraer la humedad del interior del coche.
  5. Por último, si todavía queda un poco de humedad en el interior del coche, conviene abrir un palmo las ventanillas del coche para que entre más aire frío y seco del exterior.

¿Cómo desempañar la luna trasera?

Para desempañar el cristal trasero, en caso de que el coche tenga un botón específico en la consola central, hay que usarlo igual que cuando se desempaña la luna delantera. En muchos vehículos actuales, el cristal trasero tiene un sistema térmico que permite dirigir el aire hacia la luna de detrás sin mayores complicaciones.

El resto del procedimiento es el mismo, ya que el uso de aire acondicionado y quitar la recirculación del aire interior también sirve para desempañar la luna trasera

¿Cómo evitar que se empañen los cristales del coche?

Hay varias cosas que se pueden hacer para evitar que se empañen los cristales del coche y, como se suele decir, más vale prevenir que curar. 

Uno de los remedios más eficaces son los productos anti vaho, que ofrecen resistencia a la humedad y evitan, por lo tanto, que los cristales se empañen con facilidad. Más concretamente, la aplicación de estos productos genera una película de protección en los cristales, que refuerza su impermeabilidad.

También es aconsejable limpiar, de vez en cuando, las ventanas y los espejos interiores con un limpiador de vidrios. Está demostrado que las ventanas limpias se empañan con menos facilidad que las que permanecen sucias, ya que en un cristal limpio la humedad tiene menos superficie de contacto sobre la que asentarse.

Si subes al coche después de hacer deporte en invierno es recomendable que la ropa y los zapatos usados estén en una bolsa cerrada para evitar que la humedad se apodere del vehículo. Lo mismo ocurre con los paraguas, los chubasqueros o las chaquetas mojadas, que debemos llevarnos con nosotros al llegar a nuestro destino, en lugar de dejarlas en el coche.

Una vez en marcha y con los cristales desempañados, recuerda que se recomienda que la temperatura media sea de 18 o 19 grados para evitar que haya más problemas de humedad.

Por último, ten en cuenta que un buen cuidado del coche reduce el riesgo de que entre humedad en él. Las áreas sensibles incluyen sellos en ventanas, puertas o, en su caso, techos corredizos. Revisar periódicamente las juntas de goma en tu taller Norauto más cercano evitará que se vuelvan porosas y que la humedad penetre en el interior.