Día Mundial sin Coches. Historia y Ahorro Energético

06 febrero 2020

Aunque la mayoría de nosotros somos conscientes del daño que causan en el medio ambiente los combustibles -no renovables- de nuestros coches, por lo general aún nos cuesta dejarlos a un lado en favor de otras alternativas, en este sentido mejores y más respetuosas con el planeta.

Concienciar a la población es precisamente el principal objetivo de la celebración cada año del Día Mundial sin Coches, instaurado en primer lugar por la Comisión Europea en el año 2000 y trasladado más tarde a distintos países de Latinoamérica. En todo el mundo, se celebra cada año el 22 de septiembre.

¿Estamos tomando conciencia del verdadero problema?, ¿sabemos los daños concretos que causa la proliferación del vehículo a motor?

A lo largo de este artículo vamos a analizar los datos clave de su influencia en el medio ambiente y los medios de transporte que se presentan como alternativa para contribuir a solucionar el problema.

¿Cómo y cuándo nació el Día Sin Coches?

Patrocinada por la Comisión Europea, las primeras referencias del Día Sin Coches se remontan al 22 de septiembre de 1987, momento en el que se celebró la primera iniciativa comunitaria de este tipo, si bien sus repercusiones fueron más simbólicas que prácticas.

En 1994, ciudades de Islandia, Francia y Reino Unido organizaron por su cuenta las primeras jornadas específicas. Como país, en 1997 Gran Bretaña fue el primero en impulsar una jornada nacional del Día sin Coches.

Ya desde el año 2000, la Comisión Europea establece el llamado Día Mundial sin Coches, también conocido como Día Mundial sin Automóvil, creando además actividades paralelas dentro de la Semana de la Movilidad. Han pasado dos décadas y desde entonces el objetivo está claro: se trata de informar y concienciar a la población sobre el problema y las alternativas.

¿Cuánto contamina un coche en España?

En España, un coche emite diariamente una media de 4 kg de CO2, o lo que es lo mismo, el peso de 288 garrafas de agua de 5 litros si se extrapola a un año entero. Para absorber esta cantidad de emisiones (de manera anual) se necesitan en torno a 58 millones de árboles, lo que equivale a un tercio de la superficie forestal del país.

Por otro lado, la totalidad de los transportes marítimo, aéreo y terrestre de cada país supone, cada año, una emisión de dióxido de carbono de hasta 8.000 millones de toneladas, por lo que, para absorberla, sería necesaria la masa forestal de 2 planetas Tierra.

Todo este coste ambiental lleva a las instituciones a promover el Día Mundial sin Coches, con ánimo de concienciar a la población en hacer uso de un sistema más sostenible; y, como alternativa, promover vehículos ecológicos para conducir, o utilizar, en esta fecha (y siempre, claro):

Coches eléctricos, híbridos y de gas natural

Los coches eléctricos son similares a los convencionales, con la diferencia de que su motor es alimentado de energía eléctrica por una batería. Así, no producen ningún tipo de contaminación ambiental (ni gases, ni tampoco ruidos). Asimismo, requiere menos mantenimiento que un coche tradicional.