Errores Más Comunes en el Examen de Conducir Práctico

24 enero 2020

Alrededor del 50% de los alumnos de autoescuelas españolas suspende el examen de conducir práctico a la primera. El porcentaje resulta llamativo, pero muestra una contundente realidad: se cometen demasiados errores, bien por falta de pericia y experiencia o incluso por no prestar la suficiente atención a esos detalles que todo examinador tiene en cuenta para valorar la prueba más temida del carnet de conducir.

Si estás a punto de examinarte, o si ya dispones del carnet pero quieres recordar algunas de las normas básicas que todo buen conductor debe comprender, te explicamos cuáles son los errores más comunes en el examen de conducir práctico.

Faltas leves, deficientes y eliminatorias

Antes de empezar, el examinador nos facilitará una hoja oficial, que debemos firmar y devolver, en la que se recogerán las posibles faltas que se vayan cometiendo a lo largo de la prueba. Una vez finalizada, tanto para bien como para mal, una copia del documento quedará en poder de la autoescuela, de tal forma que podremos revisarla para conocer qué fallos hemos cometido.

Existen tres tipos de faltas que pueden provocar un suspenso en la prueba práctica de conducción:

Faltas leves

Son aquellas que no suponen ningún obstáculo o peligro. Se suspenderá el examen si se cometen 10 o más faltas leves, o bien si se detectan 1 falta deficiente y 5 leves. Además, algunas de ellas pueden derivar en consecuencias que después provoquen una falta eliminatoria.

Entre las faltas leves más frecuentes figuran:

  • Conducir en una postura inadecuada, sin los brazos y piernas un poco flexionados
  • Una deficiente regulación de los espejos retrovisores.
  • No señalizar una maniobra o hacerlo de una manera incorrecta, una mala incorporación (siempre que no genere obstáculo o peligro)
  • Velocidad inadecuada en función del tráfico existente.
  • Detenerse innecesariamente.
  • Uso incorrecto de las velocidades.

Faltas deficientes

Entran dentro del capítulo de faltas deficientes aquellas que sí suelen suponer un obstáculo. Basta con cometer dos errores de este tipo para que el examinador nos pida que paremos el coche y nos suspenda.

Aquí destacan situaciones como por ejemplo:

  • Incorporación a una vía generando un obstáculo a otros vehículos; por ejemplo cuando les obligamos a reducir la velocidad
  • Reducir considerablemente la velocidad antes de incorporarnos a un carril de deceleración y provocando con ello que los vehículos que vengan detrás tengan que frenar.
  • Iniciar un adelantamiento muy próximo al vehículo que circula delante de nosotros.
  • Ejecutar un adelantamiento sin dejar la distancia requerida para ello.
  • Aumentar la velocidad cuando nos está adelantando otro vehículo, obstaculizándolo.

Faltas eliminatorias

Se conocen como faltas eliminatorias aquellas que suponen peligro evidente. Un solo error de este tipo provocará el suspenso. Dentro de este capítulo de errores podemos encontrar:

  • Incorporación a una vía provocando un frenazo brusco a otros vehículos.
  • Distancia de seguridad inadecuada con peatones o ciclistas, llegando a crear situación de peligro.
  • Circular a una velocidad tan baja que genere peligro para el resto de los vehículos.
  • No adelantar, pudiendo hacerlo.
  • Adelantar o invadir el sentido contrario cuando no hay suficiente visibilidad.
  • Estacionar o parar el vehículo, dejando una separación excesiva respecto al bordillo o límite.
  • No respetar las indicaciones, órdenes y señales de los agentes.
  • Saltarse un semáforo en rojo.
  • No respetar las señales de Ceda el Paso o STOP.
  • Desconocer la ubicación o manejo de los mandos del vehículo.

¿Cuáles son los fallos más comunes en la prueba práctica?

En la práctica, eso sí, hay al menos 4 errores que suelen ser los más frecuentes en conductores novatos. Toma buena nota de ellos:

  1. Preparación previa: 

El examinador pone mucha atención en la actuación previa de los alumnos antes de arrancar el coche. Colocar bien el asiento, encontrar la postura adecuada y regular los espejos retrovisores (finge un poco si es necesario) resulta fundamental para empezar con buen pie.

  1. Circulación por rotondas:

Representa uno de los motivos principales de suspenso, así que practica en las rotondas antes del examen, acuérdate de respetar los Ceda el Paso y marca los intermitentes a la hora de realizar las oportunas maniobras.

  1. Pasos de peatones

Otro de los clásicos en las hojas de suspenso. Debes prestar atención a cada paso de peatones, ceder la prioridad a los peatones y, en caso de que tengas que detenerte, hacerlo a la distancia de seguridad adecuada.

  1. Ajuste de la velocidad

Por último, recuerda que debes adaptar la velocidad al tipo de vía por el que estás circulando. Uno de los fallos más habituales se produce cuando reducimos la velocidad bruscamente antes de acceder al carril de deceleración de una vía. Recuerda que el freno debes usarlo cuando te incorpores a ese carril para evitar una situación de peligro en los vehículos que vengan por detrás.

En conclusión

Como habrás podido comprobar en los listados anteriores, la prueba práctica de conducir cuenta con normas claras y otras interpretables, que dependerán de si el examinador entiende que existe o no bloqueo y peligro para otros conductores. Presta atención a los detalles, mantén la calma y seguro que alcanzarás el objetivo.