como mantener las llantas como nuevas

Cómo mantener las llantas como nuevas

08 junio 2021

En los últimos años, las llantas de los coches han ganado mucho protagonismo. Se pueden encontrar llantas con diseños cada vez más elaborados, acabados brillantes, satinados o mate y con doble tonalidad. Las llantas se han convertido en un importante reclamo, un elemento que resalta la apariencia del vehículo.

Pero esto obliga a prestar más atención al mantenimiento de las llantas. Sería una pena equipar tu coche con unas llantas espectaculares y que estuvieran sucias. A continuación, te vamos a explicar cómo mantener las llantas como nuevas de manera sencilla y sin gastar mucho dinero.

Mantenimiento de las llantas

Las llantas son una de las partes del coche que más se ensucia. En primer lugar, por una razón obvia: están expuestas a la suciedad de la carretera y el entorno, están cerca del suelo y, por tanto, recibe el polvo, la suciedad, el agua y cualquier otro elemento que pueda haber. En segundo lugar, están expuestas a las partículas que arrojan las pastillas y los discos de freno.

Es lo que se conoce como ferodo y va tiñendo las llantas de un color oscuro, entre gris y marrón, como consecuencia de las sucesivas frenadas. Esa suciedad procedente de los frenos es difícil de eliminar con un lavado normal de manguera o en un túnel de lavado y, además, estropea la estética de las llantas.

Cómo mantener las llantas como nuevas

Afortunadamente, existen varios métodos para realizar un correcto cuidado de llantas y devolverle su aspecto reluciente. Lo más común es utilizar un limpia llantas como los que puedes encontrar en Norauto al mejor precio. Se trata de un producto para descontaminar, férrico, preparado para eliminar la suciedad de las llantas sin dañarlas.

También puedes utilizar un limpiador químico que no sea demasiado abrasivo para que no afecte al cromado de las llantas. Incluso, un limpiahornos puede servir, aunque teniendo cuidado. No es recomendable utilizar productos desengrasantes demasiado abrasivos.

Cómo limpiar las llantas del coche con un limpia llantas

Un limpiallantas es un producto que no contiene ácidos y elimina los componentes férricos que se adhieren a la llanta. Además, es un elemento biodegradable y no afecta al cromado ni a la pintura de la llanta, siempre que no se abuse del producto. A continuación, te explicamos cómo aplicarlo:

Antes que nada, es necesario que tengas en cuenta algunas consideraciones. La primera es realizar la operación en un lavadero con mangueras a presión, ya que necesitarás lavar primero las llantas. En segundo lugar, es importante que las ruedas estén frías, ya que los frenos transmiten mucho calor y, además de por una cuestión de seguridad personal, el limpiallantas puede secarse demasiado rápido y no funcionar.

Aplica el producto sobre la llanta, tanto por la parte interior como exterior. No hace falta mojar la llanta antes, puedes rociar el limpia llantas directamente. No te preocupes si cae sobre el disco o la pinza de freno, no pasa nada.

Espera entre cinco y diez minutos para que el producto haga efecto. Verás que las llantas se empiezan a teñir de color rojo oscuro y la suciedad empieza a caer hacia el suelo.

A continuación, utiliza una manguera a presión para limpiar las llantas y eliminar todos los residuos del limpiallantas.

Ahora, el aspecto de las llantas debería ser reluciente, como nuevas. Si ves que ha quedado algún resto de suciedad incrustada en alguna zona de difícil acceso, puede utilizar un pincel o cepillo de dientes viejo. Esto puede ocurrir en llantas de diseños más elaborados. Otra opción es utilizar un trapo de microfibra para repasar los detalles.

Por último, te recomendamos que circules durante un tiempo después de limpiar las llantas, de esta forma el calor de los frenos elimina cualquier resto de limpiallantas que haya podido quedar en los discos o pastillas de freno.

Otros métodos para el cuidado de llantas

Antes hemos dicho que existen otros métodos para mantener las llantas como nuevas, por ejemplo, utilizando un limpiador químico no demasiado fuerte. En este caso, necesitarás agua, jabón, una esponja, una gamuza y el limpiador químico.

El primer paso es el mismo que hemos expuesto anteriormente. Es decir, las ruedas no deben estar calientes, porque el resultado será peor. Si tienes un garaje amplio donde limpiar las llantas, no habrá problemas. Pero, si tienes que desplazarte a algún lavadero, deberías esperar unos minutos antes de empezar el proceso, para que se enfríen las llantas.

Utiliza una manguera para retirar la suciedad más superficial de las llantas. Es preferible usar una manguera normal y no una a presión. Si solo puedes utilizar una a presión, intenta limpiar las llantas a una distancia considerable.

A continuación, utiliza una esponja humedecida, no demasiado, para quitar la suciedad más incrustada. Cuando mojes la esponja para lavarla, escúrrela bien antes de volver a pasarla sobre la llanta.

Ahora verás que la llanta está bastante más limpia que antes, pero no es suficiente. Llega el momento de aplicar el limpiador químico. Después de rociarlo, espera unos minutos y retíralo con la gamuza. Luego, comprobarás que la llanta tiene un aspecto mucho más lúcido, como si fuera nueva.

Por último, utiliza un poco de agua y jabón para eliminar los residuos que hayan quedado del limpiador. Esto es importante, ya que estos productos son abrasivos y pueden producir corrosión si permanecen mucho tiempo, perjudicando el aspecto de la llanta.

Cómo prolongar la limpieza de las llantas

Después de todo el proceso, es importante saber cómo mantener las llantas como nuevas durante más tiempo y evitar que se ensucien rápido. La mejor manera de conseguirlo es utilizando una cera sintética. Así, conseguirás que las llantas repelen mejor la suciedad y, por tanto, evitarás limpiar las llantas con frecuencia.

Para ello, solamente tienes que aplicar una capa de esta cera sobre la superficie de las llantas y esperar a que se seque. Después, con una gamuza o trapo, retirar el residuo que haya quedado. De manera opcional, puede utilizar también protector o abrillantador para el neumático y las ruedas quedarán como si el coche hubiese salido del concesionario.

Ahora ya sabes cómo mantener las llantas de tu coche como nuevas. Recuerda que en Norauto encontrarás todos los productos que necesitas para conseguir unas llantas relucientes.