mantenimiento de una bici electrica

Cuidados para el mantenimiento de una bici eléctrica

Cualquier tipo de vehículo requiere de un buen mantenimiento para que dure más tiempo y funcione correctamente. Las bicicletas eléctricas también. El mantenimiento de una bicicleta eléctrica es más sencillo de lo que se puede imaginar y, además, no es caro. En Norauto te damos algunos consejos prácticos para el cuidado de tu e-bike.

A la hora de realizar el mantenimiento de una bici eléctrica, hay que prestar especial atención a elementos diferenciadores como la batería, el motor, otros componentes del sistema eléctrico o los frenos. Por lo demás, los cuidados se parecen mucho a los que harías en una bicicleta convencional.

Las e-bikes, como ocurre con las bicicletas tradicionales, necesitan lubricar los elementos mecánicos móviles habituales (piñones, cadena, cambios, etc.), comprobar el estado de los frenos y revisar regularmente la presión y el equilibrado de las ruedas.

Consejos para el mantenimiento de una bicicleta eléctrica

Las bicicletas eléctricas se diferencian de las convencionales en que tienen un motor eléctrico y una batería. Pero no dejan de ser bicicletas que necesitan un mantenimiento como en una bici normal: lubricar elementos como el cambio, cadena, piñones, comprobar el estado de los frenos o revisar las ruedas.

A continuación, te ofrecemos los siguientes consejos:

Batería

Lógicamente, la batería es el elemento diferenciador y necesita un cuidado diario para prolongar su vida útil. Te recomendamos que utilices el cargador del fabricante siempre, conectando primero a la batería y después a la red a la hora de cargar. Al desconectar de la red, primero desconecta el cargador y luego la batería.

En segundo lugar, debes evitar que la batería se agote del todo, eso puede afectar a las propiedades de las baterías de litio al quedarse sin energía. Del mismo modo, evita el exceso de carga, así que cárgala durante el tiempo recomendado y nunca la dejes enchufada durante varios días.

Por otra parte, debes tener cuidado con el frío extremo, un enemigo de las baterías. Antes de cargar una batería, después de haberla utilizado con mucho frío, es recomendable mantenerlas a una temperatura más cálida durante un par de horas. Así, recuperará su condición natural y cargará correctamente.

Te puede interesar→ Normativa de recarga de vehículos eléctricos

Sistema eléctrico

Los componentes del sistema eléctrico, como el display, el controlador, los sensores, el sistema antirrobo electrónico o el motor, están diseñados para una vida útil prolongada, pero, si surgiera algún tipo de fallo, los fabricantes recomiendan acudir al servicio técnico para una correcta solución, y no manipular.

Lavado

No te preocupes por mojar los componentes electrónicos de la bicicleta eléctrica, ya que son estancos y están diseñados para soportar la humedad. Lo que sí es recomendable es extraer la batería y proteger el controlador antes de lavarla. Eso sí, no utilices un sistema de agua a presión. Esta es la única diferencia con el lavado de una bici convencional. Más adelante, te damos algunos consejos para lavar tu bici eléctrica.

Ruedas y frenos

Como ocurre en una bicicleta tradicional, hay que controlar periódicamente el estado de los neumáticos y cambiar las cubiertas cuando tengan mucho desgaste o presenten algún tipo de deterioro. También debes controlar la presión de las ruedas, manteniendo unos niveles adecuados al uso y al peso del usuario.

Es importante tener en cuenta que el peso de la bici eléctrica es mayor, por lo que se necesita comprobar, muy de vez en cuando, el ajuste de los radios.

Otros elementos importantes

En cuanto a otros elementos que necesitan un especial cuidado, al realizar el mantenimiento de una bicicleta eléctrica, hay que destacar el sistema de cambio. Si alguna marcha no entra bien o salta, bastará con tensar y ajustar el desviador trasero. De todas formas, es mejor que esta operación la haga un profesional.

Algunas bicicletas eléctricas tienen el motor en la rueda trasera y transmiten la potencia directamente a esas ruedas. En estos casos, la cadena, los piñones y el cambio sufren un desgaste menor, por lo que necesitan menos mantenimiento.

Finalmente, te recomendamos que realices un mantenimiento sencillo y básico en tu bici, como apretar los tornillos de las bielas de los pedales periódicamente, la tija del sillín, el manillar, el guardabarros y otros elementos que incorpore.

Consejos para limpiar una bicicleta eléctrica

Como hemos dicho antes, el lavado forma parte del mantenimiento de una bicicleta eléctrica y no debes preocuparte por mojar los componentes eléctricos, porque están perfectamente protegidos. No obstante, no debes utilizar un chorro de agua a presión. Sigue los siguientes consejos:

Lugar apropiado: lo primero es buscar un lugar apropiado al aire libre para lavar la bici eléctrica, donde no te preocupes por ensuciar el entorno.

Productos de calidad: siempre es mejor gastar algo más de dinero en un producto de calidad que en otro barato. El resultado final será mucho mejor.

Nada de agua a presión: algunas partes como los rodamientos y los componentes eléctricos pueden sufrir daños graves, ya que el agua a presión puede entrar en las zonas protegidas. Utiliza agua a baja presión y un trapo suave.  

Batería y pantalla: antes de lavar la bicicleta eléctrica, extrae la batería, la pantalla y los conectores para que no se dañen. Igualmente, cubre con una película de plástico los displays fijos que no se puedan retirar y vigila que los conectores de la batería no queden al descubierto.

Secado: el último paso no es menos importante. La humedad puede causar daños importantes. Lo mejor es dejar que la bici se seque al sol o, incluso, si tienes un compresor de aire, mucho mejor. Una vez secada, tendrás que lubricar la cadena para evitar problemas mientras circulas. Utiliza un buen producto lubricante y vigila que no entre en contacto con los discos de freno o la corona dentada.Ya sabes cómo realizar el mantenimiento de una bicicleta eléctrica. Como ves, no requiere de mucho esfuerzo, tan solo dedicarle un poco de tiempo de vez en cuando. Un último consejo: no dejes pasar mucho tiempo hasta practicar una limpieza en profundidad. Cuando más tiempo tardes en lavar tu bici, más difícil será retirar la suciedad acumulada.