normas para la recarga electrica

Normativa de recarga de los vehículos eléctricos ACTUALIZADA

06 noviembre 2020

Los españoles apuestan cada vez más por la movilidad eléctrica. Así lo demuestran las cifras de ventas de coches eléctricos en lo que va de año, si bien, España está todavía lejos de otros países, como los nórdicos, en cuanto a ventas de vehículos cero emisiones.

Esto es así, en parte, porque, a diferencia de un coche convencional, un vehículo eléctrico requiere de un punto de recarga en casa o en un garaje para recargar la batería. De lo contrario, habría que acudir a algún súper cargador público, como los que vemos en algunos centros comerciales o en otras partes de las grandes ciudades. Pero, antes de hacer una instalación, es necesario conocer la normativa de recarga de vehículos eléctricos.

Escasez de infraestructuras en España

El interés por el coche eléctrico está creciendo en los últimos meses, gracias, en buena parte, al Plan Moves impulsado por el gobierno que incentiva la compra de vehículos cero emisiones, con ayudas que pueden alcanzar los 6.500 euros en algunos eléctricos puros. Sin embargo, existen algunos obstáculos que impiden que España se acerque a otros países del norte de Europa, en cuanto a penetración del coche eléctrico.

Es, precisamente, la escasez de puntos de recarga de batería lo que frena la compra de más coches eléctricos. También el alto precio de estos vehículos y su reducida autonomía, aunque el problema de la autonomía sería menor si existiera una amplia red de electrolineras que permitieran hacer viajes largos sin consumir una sola gota de carburante.

Legislación muy variada

La legislación que regula el coche eléctrico es bastante variada y aumenta a medida que evoluciona la industria. Todas las leyes que se elaboran persiguen un claro objetivo, que es el de impulsar la compra de este tipo de vehículos, fomentando la movilidad sostenible, un fin que se enmarca en el objetivo de descarbonización para 2.050 de las autoridades europeas.

Esto está obligando a muchas marcas a invertir fuertemente en energías renovables y en producir más vehículos eléctricos, lo cual se traduce en un aumento de la demanda y hace presagiar una bajada de precios a medio plazo.

También hay que destacar las ventajas fiscales con las que las diferentes administraciones “premian” a los compradores de coches eléctricos, otra forma de incentivar la adquisición de vehículos híbridos, híbridos enchufables y eléctricos puros.

Normativa de recarga de vehículos eléctricos

En realidad, la normativa que regula los puntos de recarga de los coches eléctricos empezó casi con las leyes que regulan estos vehículos. En el año 2.009 se produjo un cambio importante en la legislación de los puntos de recarga, con la modificación de la Ley de Propiedad Horizontal, por la que se facilitaba la instalación de puntos de recarga en plazas de garajes comunitarios.

Esto es importante porque, a diferencia de los países del norte de Europa, en los que predominan las viviendas individuales en las que son más fáciles instalar esos puntos de recarga, en España la mayoría de la gente vive en edificios con varias viviendas en los que no siempre hay un garaje y, si lo hay, suele ser comunitario y, a veces, no es una plaza cerrada.

Esto hace que mucha gente que esté interesada en comprar un vehículo eléctrico no pueda hacerlo, al no disponer de un lugar donde colocar una instalación para recargar la batería. La mencionada ley permitió que cada propietario pudiera instalar un punto de recarga en su plaza de garaje sin autorización previa de la comunidad, únicamente debía comunicarlo al presidente o administrador de la comunidad.

A su vez, el técnico encargado de la instalación debía realizarla siguiendo la Instrucción Técnica Complementaria BT 52 “Instalaciones con fines especiales. Infraestructura para la recarga de vehículos eléctricos”, aprobada por el Real Decreto 1053/2014, de 12 de diciembre. Este Real Decreto obligaba también a que todos los edificios de nueva construcción incluyeran una preinstalación de puntos de recarga para facilitar su posterior instalación.

Nuevo decreto del Gobierno

Hace dos meses, la vicepresidenta cuarta y ministra de Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera, comunicó que el Gobierno está trabajando en un nuevo decreto que regulará los puntos de carga de vehículos eléctricos y anunció que, entre otras cosas, el texto incluirá obligaciones de gestión y mantenimiento de las redes de carga, así como en la gestión de una segunda vida útil de las baterías.

¿Cómo instalar un punto de recarga y cuánto cuesta?

Muchas veces la compra de un coche eléctrico incluye algún tipo de promoción para instalar un punto de recarga en la vivienda del cliente. A veces, incluso, algunas marcas ofrecen el punto de recarga y su instalación sin coste adicional.

Otras veces es el usuario el que debe encargarse por completo de la instalación y contratar los servicios de un instalador autorizado, cumpliendo así con el Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión sobre la instalación de puntos de recarga en garajes.

Existen tres opciones para cargar un coche eléctrico:

  • Punto de recarga en un garaje individual, en el que se puede conectar el coche a la toma de corriente de la vivienda, sin coste adicional, solamente el consumo de electricidad que conlleve. Lógicamente, aquí la potencia es baja y la batería tardará muchas horas en cargarse.
  • Instalar un wallbox, un punto de recarga que se fija a una pared y permite recargar la batería de una manera más segura y rápida. El precio oscila entre los 100 y 350 euros, más el coste de la instalación, que dependerá de los metros de cable necesarios hasta llegar al cargador individual, y que puede ser de entre 400 y 700 euros. Lo que nos da un total en torno a los 1.000 euros.
  • Para los edificios construidos a partir de 2014, la ley obliga a incluir una preinstalación del punto de recarga para facilitar la posterior instalación.

Precio de los puntos de recarga

Por el momento, y hasta conocer en profundidad la nueva normativa de recarga de vehículos eléctricos, el precio de los puntos de recarga está regulado en el Real Decreto 1048/2013, por el que se establece la metodología para el cálculo de la retribución de la actividad de distribución de energía eléctrica.

A la hora de realizar la instalación de un punto de recarga, hay tres conceptos principales que hay que pagar:

  • La cuota de extensión: 17,374714 euros por kW de potencia contratada
  • La cuota de Acceso: 19,703137 euros por kW de potencia contratada
  • Los derechos de enganche: un pago único de 9,04476 euros

Estos precios no incluyen IVA. A ellos se podrían añadir otros, dependiendo del tipo de vivienda y de las necesidades del cliente.

Ahora ya tienes muchos más detalles sobre la normativa de regarda de los vehículos eléctricos. Si has pensado en comprar un coche eléctrico, puede que este sea un buen momento para hacerlo, ya que contarás con una legislación con numerosas ventajas para impulsar el transporte sostenible.

Te puede interesar→ Cuál es el mejor coche eléctrico del mercado

Recuerda que en TuMejorViaje puedes encontrar todo lo que necesitas saber sobre la movilidad sostenible.