nuevo motor de ferrari para 2022

Ferrari prepara un revolucionario motor para 2022

27 marzo 2021

Suele decirse que, quien no arriesga, no gana. Y parece que Ferrari está dispuesta a arriesgar para volver a lo más alto de la Fórmula 1 y acabar con la hegemonía de Mercedes. O, al menos, es lo que se desprende de las intenciones de la casa italiana, de cara a 2022, con la elaboración de un revolucionario motor que le permita ser más competitivo que en el desastroso año 2020.

Porque, la de 2020, fue una temporada nefasta para la scuderia italiana, con el peor motor de toda la parrilla. Para 2021, los italianos han preparado una unidad de potencia que, seguramente, les permitirá mejorar los resultados del año anterior y recortar la distancia con respecto a los equipos más punteros. Pero será en 2022, con el cambio en el reglamento técnico, cuando llegue a la pista el motor revolucionario de Ferrari.

2022: nueva era en la F1

2022 será un año clave para la Fórmula 1, el año en que comenzará una nueva era. Si 2014 fue el inicio de la era híbrida, con motores más compactos, en 2022 los monoplazas presentarán una serie de novedades técnicas que afectarán al comportamiento en pista. El objetivo es conseguir que los coches se sigan más de cerca, que haya una mayor competitividad en la parrilla y que los monoplazas sean más atractivos estéticamente.

Otro de los grandes cambios para 2022 es la confirmación del llamado efecto suelo, si bien esto no es algo novedoso, puesto que ya se implementó a finales de los años setenta. En 1978, esta técnica reportó numerosas victorias a Lotus y otros equipos de la parrilla siguieron la estela de los británicos.

El efecto suelo hace que el coche vaya más pegado al suelo, permitiendo a los pilotos acelerar más. Al haber menos aire turbulento en la parte posterior, facilita mucho los adelantamientos.

Un sobrealimentador separado del turbo

El director del equipo Ferrari, Mattia Binotto, está dispuesto a poner toda la carne en el asador y ha decidido construir un monoplaza para 2022 con efecto suelo y que adopte una unidad de potencia con un motor revolucionario, con el fin de acabar con la travesía en el desierto de los últimos años de la scuderia y volver a liderar la parrilla en el apartado de potencia.

Una decisión, la de Binotto, que no estará exenta de riesgo, ya que, como filtran desde Maranello, el nuevo coche de Ferrari incluirá un sistema de sobrealimentación completamente nuevo, nunca visto hasta ahora.

El responsable del desarrollo del nuevo motor revolucionario de Ferrari es Wolf Zimmermann, el ingeniero alemán que salió de Mercedes AMG en 2014 para formar parte del departamento de motores del Cavallino. El alemán vuelve a hacerse cargo del área de unidad de potencia y está preparando un propulsor con el sobrealimentador separado del turbo, siguiendo la estela de Mercedes, que ya adoptó esta solución en 2014, con el inicio de la era híbrida.

El sobrealimentador irá colocado en la parte delantera del motor de seis cilindros y el turbo estará ubicado en la parte posterior, al contrario de lo que ocurre en el motor actual, donde ambos componentes están unidos y colocados en torno a la caja de cambios. En el futuro motor, el sobrealimentador y el turbo estarán conectados a través de un eje, como ya hicieron antes Mercedes y más tarde Honda.

El compresor dentro de la caja de cambios

Pero, si los de Maranello están haciendo algo que ya han hecho antes Mercedes y Honda, ¿qué tiene de revolucionario el nuevo motor de Ferrari? Los italianos no se limitarán a copiar la misma arquitectura del bloque, sino que incluirán una serie de soluciones nunca vistas en la Fórmula 1.

Además de separar el compresor del turbo, los ingenieros de Ferrari ubicarán el compresor en el interior de la caja de admisión de seis cilindros y el intercooler adoptará una nueva disposición más ventajosa. He aquí la revolución de Ferrari, un concepto realmente inusual de los ingenieros italianos, con el que podrían renunciar al sistema de trompetas de geometría variable que permite encontrar la entrega de potencia adecuada en cada régimen del motor.

Objetivo: reducir peso y mejorar la aerodinámica

Con este motor revolucionario de Ferrari, el equipo italiano quiere ser más potente, pero con una unidad de potencia más pequeña, lo que permitirá a los ingenieros trabajar mejor en un diseño que favorezca más la aerodinámica. Así, podrán limitar la resistencia al avance o drag, que fue uno de los mayores problemas del SF1000. El otro objetivo que se consigue, derivado de la reducción de la unidad de potencia, es un importante ahorro de peso.

Sobre el papel, el proyecto de Ferrari parece muy positivo, pero se trata de una serie de soluciones muy innovadoras con mucho riesgo de cara a la fiabilidad y al rendimiento de la mecánica. De hecho, no han faltado voces discordantes en el seno del equipo.

Hay quienes habrían preferido trabajar en una unidad de potencia más tradicional, partiendo de la base del motor del SF21. Pero las limitaciones de tiempo, la introducción del límite presupuestario y las limitaciones de pruebas de referencia han obligado a seguir una única dirección de desarrollo.

Recuperar el trono

Como empezábamos este artículo, quien no arriesga no gana. Y hay que reconocer que Mattia Binotto está dispuesto a arriesgar con esta apuesta completamente innovadora. Ferrari se la juega, pero debe hacerlo si tiene la ambición de acabar con el dominio alemán en la pista. Y para ello, sabe que debe apostar por soluciones técnicas revolucionarias que marquen tendencia en la competición.

Llegados a este punto, hay que recordar que Ferrari no se hace con el título en la Fórmula 1 desde 2007 y esto pesa mucho en un equipo acostumbrado a ganar. Una de las críticas que ha recibido la scuderia en los últimos años ha sido la toma de decisiones demasiado conservadoras. Quizá ahí esté la explicación de los malos resultados recientes. Ahora quiere dar un golpe de timón para recuperar el trono de la Fórmula 1.