Pueblos del pirineo para visitar en una escapada navideña

Si estás pensando en una escapada navideña a un entorno idílico, no te puedes perder la información que te hemos preparado sobre los mejores pueblos del Pirineo. Desconecta y disfruta de tus vacaciones invernales.

Antes de continuar, te avisamos de que no es necesario que hagas ningún tipo de deporte de nieve para disfrutar al máximo de esta región tan fascinante, apta para todo tipo de públicos.

Pirineo Aragonés

Comenzando por la parte occidental de los Pirineos, nos encontramos con el Pirineo Aragonés, la parte más septentrional de la provincia de Huesca, todo un paraíso para amantes de la naturaleza, senderistas y esquiadores, así como aquellos que quieren llenar sus pulmones de aire fresco y escapar del caos de las grandes ciudades.

Sin duda, un lugar excepcional donde perderse y desconectar.

Jaca

Como no podía ser de otra manera, comenzamos este recorrido con el que quizás sea el lugar más visitado de todo el Pirineo oscense: Jaca.

Situada a unos 72 km de Huesca, Jaca es conocida por su casco antiguo, presidido por una espectacular catedral y por un entorno natural y monumental único.

Sirve de base para realizar una de esas visitas obligadas al menos una vez en la vida, la estación de Canfranc, digna de postal.

También podrás recorrer parte del Camino de Santiago (el francés), en un entorno natural de alta montaña maravilloso.

Aínsa

Considerado uno de los pueblos más bonitos no sólo del Pirineo, sino de España, Aínsa se sitúa en la comarca de Sobrarbe.

Su castillo y Plaza Mayor te dejarán boquiabierto y, además, cuentas con una excursión cercana más que recomendable a las Pozas de San Martín, donde descubrirás un entorno nautral su estado más salvaje.

Torla-Ordesa

En Torla-Ordesa vas a descubrir la tradicional arquitectura aragonesa, un pueblo de cuento, en un entorno montañoso sin igual.

Podrás disfrutar del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, toda una meca para los amantes de la naturaleza. Y, si tienes vena aventurera, podrás dar rienda suelta, con actividades como rafting por ríos salvajes o barranquismo.

Aquí, como en cualquier parte del Pirineo Aragonés, disfrutarás también de la gastronomía oscense. Migas a la pastora, trucha, productos de caza y otros manjares para reponer las fuerzas tras largas jornadas de montaña.

Pirineo Navarro

Continuando por la región central de los Pirineos españoles, nos adentramos en Navarra, otra provincia espectacular, con gentes, paisajes y gastronomía más que recomendables.

Burgi

En la entrada al valle del Roncal encontramos el pueblo de Burgi, una pequeña localidad presidida por un puente romano y un entorno que nos deja entrever lo que nos espera en esta región tan bonita del pirineo.

Lugar recomendable para el retiro y descanso, rodeado de bosques y ríos de montaña.

Otsagabia

En pleno valle de Salazar, poblado de casas empedradas y vistas espectaculares al valle se levanta Ochagavía/Otsagabia.

Desde este precioso enclave podrás acceder a la Selva de Irati, uno de los pocos y más espectaculares hayedos de Europa.

Roncesvalles

Conocido por ser un punto mítico del Camino de Santiago, situado a 47 km de Pamplona, encontramos este precioso pueblo con mucha historia y tradición.

Un lugar ideal para disfrutar de la gastronomía navarra: pimientos rellenos, espárragos, cordero, y un sinfín de platos autóctonos a los pies del puerto de Ibañeta, un lujo para la vista del turista.

Pirineo catalán

Finalizamos nuestra recomendación pirenaica en Cataluña, tierra de contrastes con una oferta hotelera, cultural y gastronómica inigualable.

Vielha

Vielha es la capital del Valle de Arán, en la provincia de Lleida, un enclave obligado. Un pueblo que aúna todos los encantos de esta región, con una arquitectura de ensueño y un entorno natural espectacular, donde podrás disfrutar de sus montañas nevadas y, por supuesto, practicar todo tipo de deportes de montaña y nieve.

Taüll

Taüll, también en el valle de Arán, cuenta tan sólo con 300 habitantes, pero con dos reliquias del románico: la Iglesia de San Clemente y la Iglesia de Santa María. Muy cerca de conocidas estaciones de esquí, y puntos de montaña para realizar rutas interminables.

Camprodon

Situado en la provincia de Girona, y a orillas del río Ter, Camprodon es otro pueblo del pirineo donde perderse. A destacar el Puente Nou y la gastronomía local, con sabores inconfundibles a plato de cuchara.

Estos son sólo algunos ejemplos de los pueblos del pirineo recomendables para una escapada navideña, pero es una región tan amplia y fascinante que, si hay tiempo, invita a ‘perderse’ por sus sinuosas carreteras y descubrir lugares maravillosos.

Sin duda, una elección acertada para pasar unos días en navidades, tanto si vas en familia como con tu pareja o en solitario, con una oferta hotelera variada y multitud de planes, con tiempo para el retiro y la aventura.