trucos y consejos para reparar el hoveboard

Consejos y Trucos para reparar tu Hoverboard

29 agosto 2021

El hoverboard es uno de los vehículos eléctricos de movilidad urbana más populares, por la manera en que se desplaza el usuario, sin apoyarse en ningún manillar, simplemente, con el movimiento de su cuerpo. Y, como cualquier otro vehículo, un día pude fallar y dejar de funcionar. Si esto te ha pasado, sigue nuestros consejos y trucos para reparar tu Hoverboard.

Cómo funciona un Hoverboard

Un hoverboard se mueve con el movimiento del usuario: para ir hacia adelante, debe impulsar el cuerpo en ese sentido y lo mismo para ir marcha atrás. Si presiona más fuerte la almohadilla del pie derecho, girará en ese sentido y lo mismo con el izquierdo. Esto es posible gracias a unos sensores y giroscopios con los que está ensamblado el patinete. Si está averiado, dejará de hacer estas funciones.

Casi todas las averías de un hoverboard se pueden arreglar con simples acciones que puedes hacer tú mismo, como la recalibración o, incluso la sustitución de algunas piezas. A continuación, te explicamos cómo recalibrar tu vehículo, cuáles son los motivos por los que pueden fallar y te daremos algunos consejos para resetearlo.

Por qué se desequilibra un hoverboard

Con el uso continuado, el hoverboard puede desequilibrarse, sobre todo, si te mueves por superficies irregulares. El equilibrio del patinete eléctrico puede fallar por:

  • No está en modo auto correctivo: para resolver este fallo, únicamente tienes que poner el hoverboard sobre una superficie plana y con el suelo liso y subirte a él. De esta forma, los sensores te detectarán y desaparecerá el desequilibrio.
  • Puede que se haya roto alguna conexión: comprueba todos los cables y sus conexiones abriendo la tapa del pequeño patinete.
  • Otra posibilidad es que se haya estropeado alguno de los giroscopios del hoverboard. Esta avería es muy fácil de reparar, tú mismo podrás cambiarlo sin ninguna dificultad.

Averías de tu hoverboard con la luz roja

Los hoverboards incluyen una luz roja que se enciende para advertir al usuario de algún error que puede estar presentando. Esa luz roja está configurada para indicarte el tipo de problema según el número de parpadeos:

  • La luz roja parpadea una sola vez: seguramente tu hoverboard tiene algún conector suelto. Para arreglarlo, apágalo y desatornilla la tapa. Revisa una a una todas las conexiones y todos los cables.
  • La luz roja parpadea dos o tres veces: es posible que el problema esté en los circuitos internos. En este caso, necesitarás comprar la placa de circuitos de recambio. Para ello, deberás seguir las instrucciones del manual de tu hoverboard.
  • La luz roja parpadea cuatro o cinco veces: indica que uno de los motores está averiado y tienes que cambiarlo. Como los motores van incorporados en las ruedas, tendrás que cambiar la rueda donde está el motor estropeado.
  • La luz roja parpadea seis veces: significa que la batería está agotada y debes poner una nueva.
  • La luz roja parpadea siete u ocho veces: advierte que uno de los giroscopios está averiado.

Recalibración de tu hoverboard

Aparte del desequilibrio, otro fallo que puede darse es que tu hoverboard se haya descalibrado. Para solucionarlo, tienes que hacer una recalibración manual como te explicamos a continuación:

  • Apaga el hoverboard y ponlo en una superficie plana y bien nivelada.
  • Enciéndelo y mantén presionado el botón de encendido durante 10 segundos.
  • Suelta el botón y verás una luz roja en el hoverboard.
  • Mientras está la luz encendida se está recalibrando. Espera hasta que se apague sin hacer nada.
  • Cuando termine la recalibración del hoverboard, oirás un pitido que indica que el proceso ha finalizado.
  • Una vez que se apague, enciéndelo de nuevo.

Ahora, el hoverboard está recalibrado y debería funcionar. Si, una vez realizado este proceso, el vehículo sigue sin funcionar, apágalo, retira la tapa trasera y, con mucha paciencia y cuidado, desconecta y vuelve a conectar cada cable. Y, si aun así, no se soluciona el problema, entonces debes llevarlo a un servicio técnico especializado para una revisión completa.

Cómo saber si está bien calibrado

Además de por el uso, el mecanismo de equilibrio del hoverboard se puede alterar también cuando lo transportas, perdiendo calibración. Para saber si está correctamente calibrado, puedes colocar el hoverboard sobre una superficie nivelada, levantar una rueda y presionar con la mano la almohadilla donde apoyas el pie. Si la rueda correspondiente gira y el patinete no se mueve, significa que está bien calibrado.

¿Cuándo hay que sustituir el giroscopio?

Otro problema puede estar relacionado con el giroscopio. Con el uso, es posible que quede dañado y tengas que reemplazarlo por uno nuevo. Esto es una operación muy sencilla que no te llevará mucho tiempo, bastará con saber si el giroscopio es macho o hembra para comprar el recambio correcto.

Un giroscopio macho tiene cables que salen de la placa y dos puertos de conexión, mientras que un giroscopio hembra tiene más de dos puertos y no sobresale ningún cable. Así que, tras identificar el giroscopio dañado, tendrás que comprar el modelo equivalente y cambiarlo.

Puede ocurrir que el patinete emita un sonido y no puedas apagarlo. Esto significa que necesitas reemplazar el kit de circuitos del hoverboard. En este caso, dale vuelta para desatornillar y retirar la batería con mucho cuidado.

Tu hoverboard se ha mojado

Otra avería que puede sufrir tu hoverboard puede deberse al agua de lluvia. Si lo has usado en medio de la lluvia o has pisado un charco, es probable que fallen algunos componentes. En este caso, debes retirar la tapa interior y extraer tanto la placa base como la batería. Luego, mételas en un recipiente con arroz durante dos días como mínimo para que el arroz absorba la humedad. Después, seca el resto del hoverboard con un paño seco y déjalo abierto para que se elimine cualquier resto de agua.

Cuando hayan pasado los dos días, coloca la placa y la batería de nuevo en su lugar y haz varias pruebas. Si funciona bien, será una gran noticia. En caso contrario, tendrás que cambiar algunas piezas. Si sientes algunas vibraciones, puede ser un fallo en los sensores, algo que se solucione cambiandolos.

Recuerda que en Norauto podemos ofrecerte el servicio de reparación y mantenimiento que necesites. Solo tienes que ponerte en contacto con nosotros o visitar cualquiera de nuestras tiendas y talleres.