scooter-electrica-a-ride

Scooter eléctrico A-Ride: el primer todoterreno sin asientos

30 junio 2020

Desde hace algunos años, el transporte está viviendo una revolución que conduce inevitablemente hacia un nuevo concepto de movilidad eléctrica y sostenible, a través de la aparición de diferentes soluciones para desplazarse por las grandes ciudades, como los patinetes eléctricos, las bicicletas y ciclomotores eléctricos o los más modernos hoverboards.

Todos estos vehículos se erigen como una alternativa a los medios de transportes tradicionales, movidos por motores de combustión interna, y tienen el objetivo de descongestionar los núcleos urbanos de coches, motos y autobuses que emiten diariamente toneladas de emisiones contaminantes.

En este contexto, nace un nuevo medio de transporte ecológico y, además, original: el scooter eléctrico A-Ride, que se conduce de pie, sin asiento, puede circular por cualquier superficie, asfalto, barro, tierra, arena, nieve, hielo… y se puede usar en cualquier época del año.

A-Ride: el scooter eléctrico todoterreno

Podríamos decir que el scooter eléctrico A-Ride son varios vehículos en uno solo: es una especie de bicicleta montan-bike, que vale para desplazarse por diferentes tipos de superficie, pero tiene una potencia notable como para ser considerado una moto. Y se conduce de pie, apoyado en el manillar, sin asiento, por lo que se parece a un patinete eléctrico.

El A-Ride ha sido desarrollado por Audric Lacour, ciclista off-road profesional, para la empresa canadiense Alpine Riding, especializada en la fabricación de bicicletas eléctricas de montaña. Se trata de un scooter eléctrico sin asiento diseñado para poder desplazarse sin problemas por cualquier tipo de superficie: asfalto, tierra, arena, nieve, e incluso hielo: asfalto seco o mojado, barro, tierra, arena, nieve y hasta hielo. De ahí que sea un scooter todoterreno.

El scooter eléctrico A-Ride está equipado con un motor que desarrolla 1.000 W, capaz de alcanzar los 56 km/h. No obstante, por motivos legales y al ser un scooter, tiene la velocidad máxima limitada 32 km/h en ciudad. Únicamente puede alcanzar la velocidad máxima anunciada en pistas forestales. El motor se apoya en una batería de 1.000 Wh que le proporciona una autonomía de unos 80 kilómetros y se recarga en cinco horas, según el fabricante.

Cómo funciona el A-Ride

Lo que llama la atención de este nuevo scooter eléctrico su funcionamiento. Está fabricado con un chasis de aleación de aluminio 6061-T6, con frenos de disco de 180 milímetros, ruedas de 24 pulgadas y suspensión dual. El manillar incluye una pequeña pantalla LCD de 3,5 pulgadas que proyecta toda la información relacionada con el funcionamiento del vehículo: consumo de batería, velocidad, autonomía, kilometraje…

El A-Ride carece de asiento, el conductor conduce de pie, lo que hace que el centro de gravedad del scooter quede muy bajo, casi a ras del suelo. Esto incrementa la estabilidad y la seguridad en el momento de tomar una curva, porque permite que el peso se distribuya de manera más equitativa por todo el vehículo. Además, le aporta un mayor grado de maniobrabilidad que en una bicicleta o moto.

Cuánto vale el A-Ride

El scooter eléctrico todoterreno A-Ride se comercializa a través de la plataforma Indiegogo, un sitio web de micromecenazgo para proyectos creativos, que permite donar dinero a proyecto, empresas y organizaciones sin ánimo de lucro. Su precio es de 2.490 euros, más gastos de envíos a partir de septiembre. Más adelante, se podrá comprar en tiendas de bicicletas y motos, aunque su precio será un 37 por ciento más caro.

Otras opciones de movilidad sostenible

El scooter eléctrico A-Ride se suma a otras muchas opciones de movilidad eléctrica, como te contábamos al principio. Son muchas las opciones que se pueden encontrar hoy en día en el mercado, como las bicicletas eléctricas, cuyo motor eléctrico se acciona, normalmente, mediante los pedales.

Otro de los vehículos más populares en las grandes ciudades son los patinetes eléctricos que, de hecho, fueron los primeros en popularizarse, gracias a su manejo sencillo, versatilidad, agilidad y comodidad de uso. Existen muchos tipos de patinetes que, prácticamente, se pueden englobar en tres grupos: patinetes eléctricos enfocado a un público infantil, con un carácter más lúdico; patinetes para adultos, con mayores prestaciones; y patinetes de altas prestaciones que podrían compararse con bicicletas eléctricas o, incluso, scooters eléctricos.

Recientemente han llegado al mercado nuevas alternativas de movilidad urbana sostenible más modernas y llamativas, como los monociclos eléctricos, un vehículo compuesto por una única rueda y dos bases para apoyar los pies, que parece desafiar todas las leyes de la física, y que funciona simplemente con el movimiento de nuestro cuerpo.

O también los hoverboards mencionados al principio de este artículo, que consta de una plataforma con dos ruedas y funciona de manera similar al monociclo, con el movimiento de nuestro cuerpo hacia adelante o hacia atrás.

Movilidad eléctrica y sostenible

Al principio del artículo, mencionábamos el concepto de movilidad eléctrica sostenible, una idea en la que se integran nuevas tecnologías y sistemas de Tecnología de la Información y Comunicación, que permiten el uso de medios inteligentes e innovadores para desplazarse, así como el desarrollo de las infraestructuras necesarias para fomentar el uso de esos medios de transporte alternativos.

Como afirma la empresa española Moviverde, especializada en el desarrollo de infraestructuras de recarga para vehículos eléctricos, existen seis factores para que una ciudad pueda considerarse “inteligente” y verde, y uno de ellos es, precisamente, la movilidad, junto con la economía, el medio ambiente, las personas, el poder adquisitivo y la gobernanza.

En este sentido, la movilidad inteligente se refiere a un área en expansión para la investigación y planificación de espacios urbanos y no urbanos, y con todo lo relacionado con el transporte.

Son ya muchas las empresas, con la colaboración de diferentes gobiernos, las que trabajan en el desarrollo de la movilidad eléctrica y sostenible. El objetivo es crear una ciudad sostenible, gracias a la integración de elementos de movilidad con la optimización de todos los productos y servicios que pueden afectar a la ciudad.

Para potenciar la movilidad eléctrica sostenible es fundamental disponer de servicios que permitan a los usuarios conocer la ubicación de estaciones de carga, su disponibilidad, reservar una recarga, cargar un vehículo, administrar estaciones de recarga u organizar un viaje con las paradas adecuadas, dependiendo de la autonomía que tenga el vehículo eléctrico.

¡Únete al reto y apuesta por la movilidad sostenible! En Tu Mejor Viaje te mantenemos informado de toda la actualidad del transporte para que todos podamos concienciarnos con un transporte que respete el medio en el que vivimos.

scooter-electrica-a-ride

Scooter eléctrico A-Ride: el primer todoterreno sin asientos

30 junio 2020

Desde hace algunos años, el transporte está viviendo una revolución que conduce inevitablemente hacia un nuevo concepto de movilidad eléctrica y sostenible, a través de la aparición de diferentes soluciones para desplazarse por las grandes ciudades, como los patinetes eléctricos, las bicicletas y ciclomotores eléctricos o los más modernos hoverboards.

Todos estos vehículos se erigen como una alternativa a los medios de transportes tradicionales, movidos por motores de combustión interna, y tienen el objetivo de descongestionar los núcleos urbanos de coches, motos y autobuses que emiten diariamente toneladas de emisiones contaminantes.

En este contexto, nace un nuevo medio de transporte ecológico y, además, original: el scooter eléctrico A-Ride, que se conduce de pie, sin asiento, puede circular por cualquier superficie, asfalto, barro, tierra, arena, nieve, hielo… y se puede usar en cualquier época del año.

A-Ride: el scooter eléctrico todoterreno

Podríamos decir que el scooter eléctrico A-Ride son varios vehículos en uno solo: es una especie de bicicleta montan-bike, que vale para desplazarse por diferentes tipos de superficie, pero tiene una potencia notable como para ser considerado una moto. Y se conduce de pie, apoyado en el manillar, sin asiento, por lo que se parece a un patinete eléctrico.

El A-Ride ha sido desarrollado por Audric Lacour, ciclista off-road profesional, para la empresa canadiense Alpine Riding, especializada en la fabricación de bicicletas eléctricas de montaña. Se trata de un scooter eléctrico sin asiento diseñado para poder desplazarse sin problemas por cualquier tipo de superficie: asfalto, tierra, arena, nieve, e incluso hielo: asfalto seco o mojado, barro, tierra, arena, nieve y hasta hielo. De ahí que sea un scooter todoterreno.

El scooter eléctrico A-Ride está equipado con un motor que desarrolla 1.000 W, capaz de alcanzar los 56 km/h. No obstante, por motivos legales y al ser un scooter, tiene la velocidad máxima limitada 32 km/h en ciudad. Únicamente puede alcanzar la velocidad máxima anunciada en pistas forestales. El motor se apoya en una batería de 1.000 Wh que le proporciona una autonomía de unos 80 kilómetros y se recarga en cinco horas, según el fabricante.

Cómo funciona el A-Ride

Lo que llama la atención de este nuevo scooter eléctrico su funcionamiento. Está fabricado con un chasis de aleación de aluminio 6061-T6, con frenos de disco de 180 milímetros, ruedas de 24 pulgadas y suspensión dual. El manillar incluye una pequeña pantalla LCD de 3,5 pulgadas que proyecta toda la información relacionada con el funcionamiento del vehículo: consumo de batería, velocidad, autonomía, kilometraje…

El A-Ride carece de asiento, el conductor conduce de pie, lo que hace que el centro de gravedad del scooter quede muy bajo, casi a ras del suelo. Esto incrementa la estabilidad y la seguridad en el momento de tomar una curva, porque permite que el peso se distribuya de manera más equitativa por todo el vehículo. Además, le aporta un mayor grado de maniobrabilidad que en una bicicleta o moto.

Cuánto vale el A-Ride

El scooter eléctrico todoterreno A-Ride se comercializa a través de la plataforma Indiegogo, un sitio web de micromecenazgo para proyectos creativos, que permite donar dinero a proyecto, empresas y organizaciones sin ánimo de lucro. Su precio es de 2.490 euros, más gastos de envíos a partir de septiembre. Más adelante, se podrá comprar en tiendas de bicicletas y motos, aunque su precio será un 37 por ciento más caro.

Otras opciones de movilidad sostenible

El scooter eléctrico A-Ride se suma a otras muchas opciones de movilidad eléctrica, como te contábamos al principio. Son muchas las opciones que se pueden encontrar hoy en día en el mercado, como las bicicletas eléctricas, cuyo motor eléctrico se acciona, normalmente, mediante los pedales.

Otro de los vehículos más populares en las grandes ciudades son los patinetes eléctricos que, de hecho, fueron los primeros en popularizarse, gracias a su manejo sencillo, versatilidad, agilidad y comodidad de uso. Existen muchos tipos de patinetes que, prácticamente, se pueden englobar en tres grupos: patinetes eléctricos enfocado a un público infantil, con un carácter más lúdico; patinetes para adultos, con mayores prestaciones; y patinetes de altas prestaciones que podrían compararse con bicicletas eléctricas o, incluso, scooters eléctricos.

Recientemente han llegado al mercado nuevas alternativas de movilidad urbana sostenible más modernas y llamativas, como los monociclos eléctricos, un vehículo compuesto por una única rueda y dos bases para apoyar los pies, que parece desafiar todas las leyes de la física, y que funciona simplemente con el movimiento de nuestro cuerpo.

O también los hoverboards mencionados al principio de este artículo, que consta de una plataforma con dos ruedas y funciona de manera similar al monociclo, con el movimiento de nuestro cuerpo hacia adelante o hacia atrás.

Movilidad eléctrica y sostenible

Al principio del artículo, mencionábamos el concepto de movilidad eléctrica sostenible, una idea en la que se integran nuevas tecnologías y sistemas de Tecnología de la Información y Comunicación, que permiten el uso de medios inteligentes e innovadores para desplazarse, así como el desarrollo de las infraestructuras necesarias para fomentar el uso de esos medios de transporte alternativos.

Como afirma la empresa española Moviverde, especializada en el desarrollo de infraestructuras de recarga para vehículos eléctricos, existen seis factores para que una ciudad pueda considerarse “inteligente” y verde, y uno de ellos es, precisamente, la movilidad, junto con la economía, el medio ambiente, las personas, el poder adquisitivo y la gobernanza.

En este sentido, la movilidad inteligente se refiere a un área en expansión para la investigación y planificación de espacios urbanos y no urbanos, y con todo lo relacionado con el transporte.

Son ya muchas las empresas, con la colaboración de diferentes gobiernos, las que trabajan en el desarrollo de la movilidad eléctrica y sostenible. El objetivo es crear una ciudad sostenible, gracias a la integración de elementos de movilidad con la optimización de todos los productos y servicios que pueden afectar a la ciudad.

Para potenciar la movilidad eléctrica sostenible es fundamental disponer de servicios que permitan a los usuarios conocer la ubicación de estaciones de carga, su disponibilidad, reservar una recarga, cargar un vehículo, administrar estaciones de recarga u organizar un viaje con las paradas adecuadas, dependiendo de la autonomía que tenga el vehículo eléctrico.

¡Únete al reto y apuesta por la movilidad sostenible! En Tu Mejor Viaje te mantenemos informado de toda la actualidad del transporte para que todos podamos concienciarnos con un transporte que respete el medio en el que vivimos.