a que temperautra hay que poner el aire acondicionado

A qué temperatura poner el aire acondicionado durante un viaje largo

12 marzo 2021

Sin duda, el aire acondicionado es uno de los elementos de equipamiento más importantes que han sido incorporados a los automóviles. No es solo un equipamiento que mejora el confort sino también la seguridad de los pasajeros, ya que viajar a una temperatura adecuada permite mantener mejor la concentración.

A continuación, te vamos a explicar a qué temperatura poner el aire acondicionado del coche en un viaje largo y te daremos algunos consejos prácticos para obtener un mejor rendimiento de tu sistema de refrigeración.

La importancia del aire acondicionado en el coche

Como decíamos al principio, el aire acondicionado es un elemento de equipamiento fundamental en un vehículo y ha sido uno de los mayores avances en la historia del automovilismo.

Hoy en día, sería impensable imaginar un coche sin aire acondicionado como parte del equipamiento básico, pero no siempre fue así. Al contrario de la calefacción, que existe desde hace muchas décadas, el uso de este elemento no se generalizó en los vehículos hasta los años noventa y no siempre como equipamiento de serie. Antes, solo se encontraba en los niveles de acabados más altos de gama y en modelos de marcas premium.

Aunque esto fue en Europa, ya que el uso del aire acondicionado en los automóviles comenzó a ser un elemento esencial en Estados Unidos, allá por la década de los setenta, y ya desde décadas anteriores había coches con sistemas de refrigeración instalados, aunque con un funcionamiento más precario.

Hoy, la tecnología permite que los coches equipen avanzados sistemas de climatización que ofrecen la posibilidad de regular la temperatura por zonas, según se trate de un climatizador bizona, de tres zonas o de hasta cuatro zonas en los segmentos de lujo. De manera que el conductor puede viajar a una temperatura, el copiloto a otra y, en su caso, los pasajeros de las plazas posteriores a otra distinta.

El aire acondicionado en el coche es muy importante para tener una temperatura adecuada en el interior. En verano, conducir con demasiado calor puede producir cansancio y fatiga, lo que disminuye la concentración en la carretera y la capacidad de reacción ante un imprevisto. Esto explica que el aire acondicionado no solo sea un elemento del equipamiento de confort del coche, sino también de seguridad.

La temperatura ideal dentro del coche

Pero ¿a qué temperatura poner el aire acondicionado del coche? Seguramente, dependa de cada conductor y de la sensación de calor o frío que tenga mientras conduce. En cualquier caso, hay que buscar un equilibrio entre frío y calor para alcanzar una temperatura idónea donde te encuentres más cómodo.

La temperatura recomendada en el coche por los expertos para conducir adecuadamente es la que oscila entre los 21 y 23 grados. Entre estos intervalos, es como se circula de manera más confortable en un viaje largo, retrasando la aparición del cansancio y, por tanto, aumentando la seguridad.

Es también importante mantener una temperatura idónea de cara a la salud. Conducir con una temperatura demasiado baja puede provocar un contraste térmico considerable, con la consiguiente aparición de resfriados.

Temperatura del aire acondicionado para ahorrar

Por otra parte, es importante mantener la temperatura del aire acondicionado o climatizador entre 21 y 23 grados para, además de conseguir el mayor nivel de confort y seguridad, evitar un mayor consumo de combustible. Piensa que, cuanto más frío sea el caudal del aire, más tendrá que trabajar el sistema, lo cual se traduce en un mayor gasto. Así que, entre 21 y 23 grados es la temperatura del aire acondicionado para ahorrar.

Te puede interesar→ Técnicas de conducción para ahorrar combustible

Pero ¿y qué ocurre cuando dejas el coche mucho tiempo expuesto al sol en verano? En ese caso, el habitáculo está muy caliente. Los plásticos del salpicadero y las puertas, las superficies de cuero y las partes metálicas pueden alcanzar temperaturas por encima de los 60 grados, impensable para conducir bien.

Conducir en esas condiciones obliga a encender el aire acondicionado y ponerlo al límite de su funcionamiento, con el mayor caudal de aire y en la temperatura más baja. Esto aumenta el consumo de combustible notablemente.

Para evitarlo, lo mejor es que te pongas en marcha poco a poco, primero abriendo las ventanillas antes de meterte en el coche para no recibir el primer impacto de calor, luego arrancando el motor para que vaya cogiendo temperatura y activando el aire acondicionado para que comience a enfriar el interior.

Una vez en marcha, deja las ventanillas abiertas para que recircule el aire. Cuando notes que la temperatura del interior empieza a bajar, sube las ventanillas y coloca el aire acondicionado en la posición de recirculación, para que se alimente del aire del interior, que ya está más fresco que el del exterior. Así, se enfriará antes. Luego, vuelve a colocar el modo de aire exterior para que se renueve.

Cómo obtener el mejor rendimiento del aire acondicionado

Por último, a continuación, te ofrecemos unos consejos para obtener el mejor rendimiento del aire acondicionado y, así, disfrutar de una conducción más confortable, segura y económica.

En primer lugar, antes de empezar un viaje largo en verano, es muy habitual encender el aire acondicionado y ponerlo a tope. Esto es un error. Aunque parezca contradictorio, es mejor poner el ventilador a baja velocidad mientras dejas las ventanillas abiertas durante unos minutos. Poco a poco, irá descendiendo la temperatura y, cuando salga aire fresco, entonces sí podrás aumentar la velocidad del ventilador.

Otro factor que debes vigilar son las rejillas de ventilación. No debes dirigirlas hacia la cara, sino hacia arriba, ya que el aire frío es más pesado que el caliente y desciende. Esto permitirá el movimiento continuo del aire por convección en el interior del vehículo. Asimismo, dirige las bocas laterales hacia las ventanillas para reducir la temperatura de los cristales por la incidencia directa del sol.

Por último, debes tener en cuenta la humedad relativa, que debe situarse entre el 40 y el 70 por ciento. Si el sistema de refrigeración de tu coche funciona correctamente y tiene el mantenimiento adecuado, se moverá en ese intervalo.

Ahora ya sabes a qué temperatura poner el aire acondicionado. Recuerda que además de ahorrar y contribuir con una conducción ecológica, también estarás mejorando tu salud y la de tus acompañantes de viaje.