Cómo viajar con un perro en coche: Claves y Recomendaciones

18 mayo 2020

A la hora de preparar un viaje, son muchos los elementos que hay que tener en cuenta, especialmente, cuando se viaja con una mascota. En un viaje de varios días, como puede ser un puente o las vacaciones de verano o Navidad, las familias que tienen un perro u otro animal de compañía no pueden dejarlo solo en casa.

Sin embargo, para llevártelo hay que cumplir con una serie de requisitos. Aquí te explicamos cómo viajar con un perro en coche, basándonos en el reglamento general de circulación, y te damos algunas claves y recomendaciones para hacerlo con total seguridad.

Aproximadamente, en la mitad de los hogares españoles vive una mascota según el RACE, normalmente, un perro o un gato. Así que mucha gente viajará con animales en algún momento.

Si eres una de estas personas, debes saber no puedes viajar con un perro en coche de cualquier manera.

El reglamento general de circulación avisa:

Transportar un animal suelto que pueda interferir en la conducción, puede ser sancionado con una multa de hasta 100 euros. En caso de que se lleven sueltos varios animales o un animal sentado en el regazo del conductor, los hechos podrían considerarse como conducción negligente (infracción grave) y ser castigada con una multa de 200 euros”.

Estadísticas de la DGT

Pero, más importante que la sanción económica que puedas recibir es el daño que pueda sufrir tanto el animal como el resto de los ocupantes del vehículo.

Según un estudio realizado por la propia Dirección General de Tráfico, más de la mitad de los conductores vive situaciones de riesgo por culpa de no llevar a los animales bien sujetos. El 50 por ciento de los conductores dueños de animales de compañía no conoce la normativa que regula el transporte de mascotas.

Uno de cada cinco lleva a su mascota sin ningún sistema de protección. Y el dato más importante: en caso de accidente a 50 km/h, un animal multiplica su peso por 35.

Así que es muy importante seguir una serie de recomendaciones que te damos a continuación.

Recomendaciones para viajar con un perro en coche

Lógicamente, la forma de transportar un animal depende de su tamaño, si es pequeño o grande. En el primer caso, lo más seguro es llevarlo en un transportín, que se puede colocar en el suelo del coche o en el asiento, sujeto por el cinturón de seguridad.

Cuando el animal es más grande, lo más lógico es colocar el transportín en el maletero, en dirección contraria al sentido de la marcha. Aunque esto depende del tamaño de tu coche. En nuestra tienda puedes encontrar transportines de varios tamaños, resistentes y de calidad como el Transportín TRIXIE Capri

También puedes utilizar un arnés de seguridad enganchado al asiento trasero, a través de un sistema que sea de calidad y seguro. Hay tiendas especializadas donde puedes conseguir cinturones de seguridad adaptado a tu mascota.

Si tienes un coche de cinco puertas, puedes transportar a tu perro en el maletero. En este caso, es obligatorio colocar un dispositivo de seguridad homologado que separe el maletero del resto del coche, de manera que impida el paso del animal al habitáculo. Puedes elegir entre una red para perros o una barrera.

La red debe ser de un tamaño adecuado para tu vehículo, que cubra desde el techo hasta el suelo y que no sea elástica. Esto es importante porque, en caso de accidente, sujeta mejor al animal, impidiendo golpearse a sí mismo y al resto de los pasajeros.

Si optas por una barrera, te recomendamos que sea a medida para tu coche y lo suficientemente resistente como para aguantar posibles golpes de tu perro, si es de gran tamaño.

Eficacia de los sistemas de seguridad en caso de accidente

A continuación, te explicamos siete supuestos de cómo actúan los diferentes sistemas de seguridad, según un estudio realizado por RACE:

  • Animal suelo: es el peor escenario posible, el animal tumbado en la banqueta trasera, sin ningún tipo de sujeción. Saldría despedido contra el reposacabezas del conductor en caso de accidente y ambos sufrirían lesiones muy graves, incluso mortales.
  • Arnés con un solo enganche: en caso de colisión, la hebilla del arnés se rompe y el perro choca contra el respaldo delantero. El conductor sufriría graves lesiones de columna y el perro lesiones graves o mortales.
  • Arnés con dos enganches: evita el desplazamiento hacia adelante. Para que la mascota choque contra los asientos, deberá tener un sistema de unión corto.
  • Transportín sujeto con cinturón de seguridad: el transportín rompe los puntos de sujeción y se rompe su parte superior. El perro sufre lesiones muy graves y los pasajeros soportan cargas importantes.
  • Transportín colocado en el suelo: la energía del impacto es absorbida y apenas se deforma el habitáculo del animal, sufriendo lesiones leves.
  • Transportín en el maletero: colocado en posición transversal a la dirección de la marcha. No se excluye el riesgo de que los ocupantes de las plazas traseras sufran lesiones.
  • Rejilla divisoria: separa el habitáculo del maletero, donde va el perro y puede moverse libremente sin molestar al conductor. Pero, en caso de colisión, el animal puede sufrir lesiones muy graves.

Por tanto, la mejor opción será combinar la rejilla divisoria con el transportín.

Otros consejos para viajar con mascotas

Es importante que tu mascota, ya sea un perro, un gato u otro animal, esté lo más cómodo posible durante el viaje. Para ello, puedes darle algún juguete con el que se distrae habitualmente.

Es muy importante también que haga todas sus necesidades antes de iniciar el viaje y no olvides llevar agua y comida, así como sus medicamentos, si los necesitara. Igual que ocurre con las personas, en un viaje largo es importante hacer alguna parada para descansar, beber un poco de agua, comer algo y andar un poco.

Los animales pueden sufrir ansiedad, fatiga o nerviosismo en un viaje. Así que, si observas que tu mascota babea, para en un área de servicio y deja que beba agua, camine y tome un poco de aire. Al llegar a tu destino, baja al animal para que camine un poco y coja aire. Ha sido un viaje muy largo para él y necesita relajarse. Dale mucha agua y, poco a poco, se familiarizará con el nuevo lugar.

Viajes al extranjero

Es muy importante que tengas presente todo esto cuando viajes con tu perro en coche. Pero, si vas al extranjero, además debes tener en cuenta otras medidas. En primer lugar, debes consultar las normas de circulación con animales del país al que vas, porque no es la misma en todos. Por ejemplo, hay determinadas razas de perros que no están permitidas en ciertos países. Así que infórmate de ello antes.

En todos los países de la Unión Europea se puede viajar en coche con un perro, gato o hurón. Pero el animal debe ir acompañado de su pasaporte sanitario europeo de animales de compañía. Si no lo tienes, puedes acudir a cualquier veterinario autorizado para que te lo expida. En dicho pasaporte, debe aparecer todos los datos del animal y si tiene la vacuna contra la rabia. Además, debe tener chip o tatuaje identificativo legible. Si tu mascota no es uno de esos tres animales, entonces debes consultar la legislación del país de destino.

Hasta aquí las recomendaciones de cómo viajar con un perro. Si necesitas cualquier tipo de equipamiento para viajar con tu mascota no dudes en ponerte en contacto con nosotros. En Norauto tenemos lo que buscas. Además te asesoraremos lo mejor para tu coche y tu mascota.

Cómo viajar con un perro en coche: Claves y Recomendaciones

18 mayo 2020

A la hora de preparar un viaje, son muchos los elementos que hay que tener en cuenta, especialmente, cuando se viaja con una mascota. En un viaje de varios días, como puede ser un puente o las vacaciones de verano o Navidad, las familias que tienen un perro u otro animal de compañía no pueden dejarlo solo en casa.

Sin embargo, para llevártelo hay que cumplir con una serie de requisitos. Aquí te explicamos cómo viajar con un perro en coche, basándonos en el reglamento general de circulación, y te damos algunas claves y recomendaciones para hacerlo con total seguridad.

Aproximadamente, en la mitad de los hogares españoles vive una mascota según el RACE, normalmente, un perro o un gato. Así que mucha gente viajará con animales en algún momento.

Si eres una de estas personas, debes saber no puedes viajar con un perro en coche de cualquier manera.

El reglamento general de circulación avisa:

Transportar un animal suelto que pueda interferir en la conducción, puede ser sancionado con una multa de hasta 100 euros. En caso de que se lleven sueltos varios animales o un animal sentado en el regazo del conductor, los hechos podrían considerarse como conducción negligente (infracción grave) y ser castigada con una multa de 200 euros”.

Estadísticas de la DGT

Pero, más importante que la sanción económica que puedas recibir es el daño que pueda sufrir tanto el animal como el resto de los ocupantes del vehículo.

Según un estudio realizado por la propia Dirección General de Tráfico, más de la mitad de los conductores vive situaciones de riesgo por culpa de no llevar a los animales bien sujetos. El 50 por ciento de los conductores dueños de animales de compañía no conoce la normativa que regula el transporte de mascotas.

Uno de cada cinco lleva a su mascota sin ningún sistema de protección. Y el dato más importante: en caso de accidente a 50 km/h, un animal multiplica su peso por 35.

Así que es muy importante seguir una serie de recomendaciones que te damos a continuación.

Recomendaciones para viajar con un perro en coche

Lógicamente, la forma de transportar un animal depende de su tamaño, si es pequeño o grande. En el primer caso, lo más seguro es llevarlo en un transportín, que se puede colocar en el suelo del coche o en el asiento, sujeto por el cinturón de seguridad.

Cuando el animal es más grande, lo más lógico es colocar el transportín en el maletero, en dirección contraria al sentido de la marcha. Aunque esto depende del tamaño de tu coche. En nuestra tienda puedes encontrar transportines de varios tamaños, resistentes y de calidad como el Transportín TRIXIE Capri

También puedes utilizar un arnés de seguridad enganchado al asiento trasero, a través de un sistema que sea de calidad y seguro. Hay tiendas especializadas donde puedes conseguir cinturones de seguridad adaptado a tu mascota.

Si tienes un coche de cinco puertas, puedes transportar a tu perro en el maletero. En este caso, es obligatorio colocar un dispositivo de seguridad homologado que separe el maletero del resto del coche, de manera que impida el paso del animal al habitáculo. Puedes elegir entre una red para perros o una barrera.

La red debe ser de un tamaño adecuado para tu vehículo, que cubra desde el techo hasta el suelo y que no sea elástica. Esto es importante porque, en caso de accidente, sujeta mejor al animal, impidiendo golpearse a sí mismo y al resto de los pasajeros.

Si optas por una barrera, te recomendamos que sea a medida para tu coche y lo suficientemente resistente como para aguantar posibles golpes de tu perro, si es de gran tamaño.

Eficacia de los sistemas de seguridad en caso de accidente

A continuación, te explicamos siete supuestos de cómo actúan los diferentes sistemas de seguridad, según un estudio realizado por RACE:

  • Animal suelo: es el peor escenario posible, el animal tumbado en la banqueta trasera, sin ningún tipo de sujeción. Saldría despedido contra el reposacabezas del conductor en caso de accidente y ambos sufrirían lesiones muy graves, incluso mortales.
  • Arnés con un solo enganche: en caso de colisión, la hebilla del arnés se rompe y el perro choca contra el respaldo delantero. El conductor sufriría graves lesiones de columna y el perro lesiones graves o mortales.
  • Arnés con dos enganches: evita el desplazamiento hacia adelante. Para que la mascota choque contra los asientos, deberá tener un sistema de unión corto.
  • Transportín sujeto con cinturón de seguridad: el transportín rompe los puntos de sujeción y se rompe su parte superior. El perro sufre lesiones muy graves y los pasajeros soportan cargas importantes.
  • Transportín colocado en el suelo: la energía del impacto es absorbida y apenas se deforma el habitáculo del animal, sufriendo lesiones leves.
  • Transportín en el maletero: colocado en posición transversal a la dirección de la marcha. No se excluye el riesgo de que los ocupantes de las plazas traseras sufran lesiones.
  • Rejilla divisoria: separa el habitáculo del maletero, donde va el perro y puede moverse libremente sin molestar al conductor. Pero, en caso de colisión, el animal puede sufrir lesiones muy graves.

Por tanto, la mejor opción será combinar la rejilla divisoria con el transportín.

Otros consejos para viajar con mascotas

Es importante que tu mascota, ya sea un perro, un gato u otro animal, esté lo más cómodo posible durante el viaje. Para ello, puedes darle algún juguete con el que se distrae habitualmente.

Es muy importante también que haga todas sus necesidades antes de iniciar el viaje y no olvides llevar agua y comida, así como sus medicamentos, si los necesitara. Igual que ocurre con las personas, en un viaje largo es importante hacer alguna parada para descansar, beber un poco de agua, comer algo y andar un poco.

Los animales pueden sufrir ansiedad, fatiga o nerviosismo en un viaje. Así que, si observas que tu mascota babea, para en un área de servicio y deja que beba agua, camine y tome un poco de aire. Al llegar a tu destino, baja al animal para que camine un poco y coja aire. Ha sido un viaje muy largo para él y necesita relajarse. Dale mucha agua y, poco a poco, se familiarizará con el nuevo lugar.

Viajes al extranjero

Es muy importante que tengas presente todo esto cuando viajes con tu perro en coche. Pero, si vas al extranjero, además debes tener en cuenta otras medidas. En primer lugar, debes consultar las normas de circulación con animales del país al que vas, porque no es la misma en todos. Por ejemplo, hay determinadas razas de perros que no están permitidas en ciertos países. Así que infórmate de ello antes.

En todos los países de la Unión Europea se puede viajar en coche con un perro, gato o hurón. Pero el animal debe ir acompañado de su pasaporte sanitario europeo de animales de compañía. Si no lo tienes, puedes acudir a cualquier veterinario autorizado para que te lo expida. En dicho pasaporte, debe aparecer todos los datos del animal y si tiene la vacuna contra la rabia. Además, debe tener chip o tatuaje identificativo legible. Si tu mascota no es uno de esos tres animales, entonces debes consultar la legislación del país de destino.

Hasta aquí las recomendaciones de cómo viajar con un perro. Si necesitas cualquier tipo de equipamiento para viajar con tu mascota no dudes en ponerte en contacto con nosotros. En Norauto tenemos lo que buscas. Además te asesoraremos lo mejor para tu coche y tu mascota.