paises de europa con menos accidentes de trafico

Los países con menos accidentes de tráfico de Europa

13 mayo 2021

Reducir la mortalidad en las carreteras es uno de los objetivos prioritarios de la mayoría de los países del mundo, especialmente, en Europa. De hecho, la Unión Europea se ha marcado el objetivo de cero fallecidos en 2050. Aún queda mucho para alcanzar esa meta, pero la siniestralidad sigue menguando cada año, como arrojan los datos publicados por la Comisión Europea.

Efectivamente, en 2020 fallecieron unas 18.000 personas en siniestros viales, unas 4.000 menos que en 2019, lo que supone un descenso del 17 por ciento. En la estadística, España sale muy bien parada, ocupando el cuarto lugar en los países con menos fallecidos. Si quieres conocer cuáles son los países con menos accidentes de tráfico en Europa, continúa leyendo.

Te puede interesar→ Qué hacer si tengo un accidente de tráfico

Países con menos accidentes

El número de fallecidos en accidentes de tráfico sigue descendiendo en Europa, aunque de manera desigual entre los diferentes estados miembros de la Unión. Así lo demuestran los datos publicados por la Comisión Europea en abril, donde se aprecia que 18 de los 27 países miembros registraron un menor número de muertes en carretera.

El descenso superior al 20 por ciento se produjo en Bélgica, Bulgaria, Dinamarca, España, Francia, Croacia, Italia, Hungría, Malta y Eslovenia. Por su parte, los países que aumentaron la cifra de fallecidos son Estonia, Irlanda, Letonia, Luxemburgo y Finlandia.

La Unión Europea mide las cifras de fallecidos por millón de habitantes. En este sentido, los países con menos accidentes de tráfico son Suecia, con 18 muertos por millón de habitantes, Malta, con 21 muertos por millón de habitantes, y Dinamarca, con 27 muertos por millón de habitantes.

España, cuarto país con menos accidentes de tráfico

Justo por detrás de esos tres países con la menor tasa de mortalidad en carretera se sitúa España, con 29 fallecidos por millón de habitante, lo que la coloca por debajo de la media de toda la Unión Europa (que registró 42 muertos por millón de habitantes) y como el cuarto país con menos víctimas mortales en carretera.

Además, si se tienen en cuenta a países europeos que no forman parte de la Unión Europa, como Suiza, Noruega e Islandia, todos ellos con mejores datos que España, nuestro país ocuparía el séptimo lugar en la clasificación de países con menos fallecidos en accidentes de tráfico.

Otro dato positivo para España y del que saca pecho la Dirección General de Tráfico es que, por primera vez consigue adelantar a Países Bajos, Alemania y Francia, países referencia en cuanto a seguridad vial.

Exactamente, frente a los 29 fallecidos por millón de habitantes de España, Países Bajos registró 31 fallecidos, por los 33 de Alemania y 39 de Francia.

En otro orden de cosas, resulta igualmente significativo el progreso de España en materia de seguridad vial a lo largo de la última década. En el periodo comprendido entre 2010 y 2020, nuestro país se sitúa como el segundo que más ha reducido el número de fallecidos en siniestros viales, con un 44 por ciento, empatado con Croacia.

Solo Grecia, con una reducción del 54 por ciento, supera a España. En tercer y cuarto lugar se colocan Portugal, con un descenso del 43 por ciento, e Italia y Eslovenia, ambos con un 42 por ciento.

La pandemia como contexto

No obstante, la propia Comisión Europea es consciente de que estos buenos datos hay que ponerlos en contexto. Y ese contexto no es otro que el de la pandemia provocada por el Coronavirus.

Tanto es así que, debido a la crisis del COVID-19, muchas ciudades han dado más espacio a los ciclistas y peatones, una medida que ayuda a reducir los accidentes de tráfico, a la vez que genera un impacto positivo en la calidad del aire y lleva a las autoridades locales a replantear los espacios de las urbes.

En la Unión Europea, alrededor del 70 por ciento de las víctimas mortales en zonas urbanas son peatones y ciclistas, los usuarios más vulnerables de la vía pública. Pero el estallido de la pandemia el año pasado provocó numerosos confinamientos que, lógicamente, limitó la movilidad de las personas y, con ello, los accidentes.

Esto hace que sea difícil establecer comparaciones estadísticas, como reconoce la Comisión Europea: “Los menores volúmenes de tráfico, como consecuencia de la pandemia de COVID-19, tuvieron un impacto claro, aunque no medible, en el número de víctimas mortales de accidentes de tráfico”.

A pesar de todo, abordar la seguridad vial en las ciudades es un área clave de atención y la Comisión Europea quiere garantizar que se tenga en cuenta en todas las etapas de la planificación de la movilidad urbana.