Parabrisas rayados por escobillas

Parabrisas rayado por escobillas: cómo pulir el cristal

Si tardamos demasiado tiempo en cambiar las escobillas limpiaparabrisas de nuestro coche estaremos corriendo un doble riesgo:

  1. Por un lado, usarás escobillas poco eficaces, algo que puede afectar peligrosamente en situaciones con mucha lluvia o polvo. De hecho, es una de las partes más importantes a la hora de preparar el coche para conducir un día de lluvia.
  2. Por otro lado, es posible que lleguen a rayar los cristales del vehículo, provocando que tengamos que pulir o incluso cambiar la luna.

Para evitar llegar hasta esta situación, es muy importante realizar un correcto mantenimiento para alargar la vida útil de las escobillas. Aun así, si es demasiado tarde para ti y ya tienes el parabrisas rayado, en este artículo te explicamos cómo puedes pulirlo de forma casera.

¿Por qué las escobillas del parabrisas pueden rayar las lunas?

Hay dos situaciones comunes en las que una escobilla puede llegar a rayar el parabrisas del coche.

La primera ocurre si algo duro queda atrapado entre ellas, como una piedrecita. En este caso, podemos estar atentos antes de usar el parabrisas o parar el vehículo, retirar aquello que provoca las rayaduras y seguir la marcha. 

La segunda puede generarse si el brazo de metal en las que se montan llegase a hacer fricción con el vidrio. En este caso, la causa es el desgaste de las escobillas.

¿Cómo quitar los arañazos del cristal del coche?

Lo más recomendable es llevar el coche a un especialista en reparación de lunas y cristales. Norauto te pone en contacto directo con Carglass agilizando la gestión. Además, si tienes las lunas cubiertas por tu seguro, Carglass se encarga de todas las gestiones. 

También puedes reparar los arañazos superficiales en casa. Para ello necesitas un kit de reparación de parabrisas que incluya un líquido con resina de alta eficacia, ya que restaura el cristal con un resultado profesional. Estabiliza y sella la zona dañada y ayuda a prevenir el agrietamiento adicional del vidrio. Es muy sencillo de aplicar siguiendo las instrucciones.

¿Cómo evitar que las escobillas del parabrisas rayen el cristal?

Siguiendo unas buenas prácticas de mantenimiento de las escobillas podemos alargar su vida útil y evitar que provoquen daños en las lunas. Tres consejos muy útiles son:

  • Evitar las temperaturas extremas. Aparcar en la intemperie y que el coche sufra los rayos del sol en verano durante muchas horas o el frío, la lluvia y las heladas en invierno puede afectar a las escobillas y a la goma del parabrisas.
  • Aplicar repelentes anti lluvia en los cristales. Consiste en una capa impermeable que hará que la superficie sea menos adherente y que las escobillas trabajen de forma más ágil.
  • Hidratar las escobillas. Mediante productos específicos podemos lograr que las escobillas mantengan su flexibilidad el mayor tiempo posible. 

¿Cómo saber que debemos cambiar las escobillas?

Por último, para evitar volver a llegar al punto de rayar la luna de tu coche, podemos prestar atención a una serie de señales que pueden indicar que es necesario cambiar las escobillas.

La señal más típica de que es hora de cambiar las escobillas es el ruido que hacen los parabrisas al moverse. Son unos pequeños silbidos causados por la fricción y el movimiento que indican que la goma está perdiendo flexibilidad y se ha endurecido.

También es posible que la goma pierda su forma o le salgan guías, de manera que no se adapta del todo al cristal y deja zona sin secar al accionarse.

Además, también pueden producirse estrías. El hecho de dejar líneas, rastros o estrías es señal de que no se encuentran en buen estado y de que debemos cambiarlas por unas nuevas.

En la web de Norauto encontrarás un apartado que te permite elegir las escobillas limpiaparabrisas según la matrícula de tu coche. Cámbialas a tiempo y evita que dañen el cristal del coche y pongan en peligro tu visibilidad.